Todos los Derechos reservados © 2004 - 2022, Forbes Peru

Red Forbes

Gordofobia en la oficina: ¿Cómo identificarla y eliminarla?

La gordofobia es parte de la cultura alrededor nuestro y las empresas pueden tomar consciencia y ayudar a erradicarla, aconseja a través de siete tips Andrea de la Piedra, CEO de la consultora Aequales.

Publicado

on

Gordofobia en la oficina: ¿cómo identificarla y eliminarla?
Ilustración: Karen Candiotti

En los últimos meses he aprendido mucho sobre algo que para mí era desconocido: la gordofobia y la cultura alrededor de cómo vemos a las personas de cuerpos gordos. De alguna u otra forma, siempre he visto la gordofobia en la publicidad, en los comentarios de mi entorno e incluso en mi propia relación con mi cuerpo. ¿Cómo podemos identificarla y eliminarla?

Todo empieza desde niñas. Cuando escuchamos o hacemos comentarios sobre el cuerpo de otra persona; cuando revisamos qué come alguien más; cuando le damos consejos sobre qué dietas hacer. La realidad es que luego de mucha reflexión sé que yo he formado –y sigo formando– parte de ese mundo. Cuando veía a una persona gorda, pensaba que no quería hacer ejercicio, que seguro tenía un problema de ansiedad que generaba ese nivel de gordura o que seguramente era infeliz por ser gorda. Y sobre todo lo veía en la relación con mi cuerpo. Mi peso –muchas veces fluctuante– ha sido un factor demasiado dominante frente a mi seguridad o inseguridad.

Le puede interesar: Thought Leadership: ¿Qué es y por qué elegir esta estrategia para tu marca?

¿No les ha pasado alguna vez que sus mamás les hacen comentarios sobre su peso? Hace poco me pasó que alguien de mi familia le dijo a mi bebé de diez meses, como un elogio, que había adelgazado. Al respecto, solo quiero decir que si una bebe de diez meses baja de peso, es peligroso para su salud y crecimiento.  ¿Pasó esto porque es niña? Estoy cien por ciento segura que sí. La gordofobia forma parte de una sociedad machista, porque afecta sobre todo a las mujeres, y está tan arraigada en nosotros que felicitamos a una persona cuando baja de peso. Aun así, también existen casos de discriminación por sobrepeso en hombres y, aunque sucede con menor frecuencia, no por ello es menos grave.

La gordofobia es la discriminación aceptada por la sociedad que viven las personas gordas por el hecho de serlo. El origen de este término viene de la palabra en inglés fatphobia. Se trata de un fenómeno sociocultural, económico y político. La gordofobia es también el miedo arraigado de las personas delgadas a engordar porque por ello pueden perder privilegios, tal como me lo contó la nutricionista mexicana Raquel Lobatón.

Las personas expertas explican que este tipo de discriminación suele ser avalada por el entorno y la sociedad, que a las personas gordas se les violenta todos los días y que esa violencia es aceptada. “Se asume que las personas gordas son gordas porque les da la gana. Y, además, se les atribuye el prejuicio de que, porque son gordas, también son flojas y descuidadas. Hay una narrativa que nos hace creer que los cuerpos delgados son cuerpos de personas sanas y disciplinadas y esto termina excluyendo a personas que tendrían más capacidad que aquellas delgadas en un proceso de selección”, me comentaba Raquel en una conversación a modo de ejemplo.

Publicidad

La gordofobia no es ajena al ámbito laboral. Si bien en Perú no existen aún cifras específicas sobre este tipo de discriminación en el espacio de trabajo, se sabe abiertamente que hay tipos de empleo donde no se aceptan personas gordas. La base de esta discriminación tiene que ver con la aceptación sistémica de la cultura gordofóbica. He escuchado en más de una ocasión en mi experiencia trabajando con empresas que hay personas que no fueron contratadas por tener sobrepeso. Por este motivo, a una amiga le pasó que no pudo obtener un puesto en una firma del sector cosméticos; otra, me comentó que en un proceso de selección escuchó que alguien “no calzaba con el perfil” después de que quien reclutaba vió sus fotos.

Lea más: Licencia de maternidad: consejos para un equilibrado retorno al trabajo

Es tan fuerte este nivel de discriminación que algunos roles intentan justificarlo. Por ejemplo, no se aceptan a pilotos y aeromozas por su peso. Hay aerolíneas que no permiten que sus azafatas tengan un índice de masa corporal mayor a 25, un peso mayor a 65 kilos, caderas de más de 100 centímetros o, incluso, que calcen más de 36. Si bien estas aerolíneas alegan ciertas exigencias y reglas que consideran son típicas del sector, detrás de ese tipo de comportamiento existe una gordofobia sistémica.

Tal como hay personas con colores de ojos diferentes, hay cuerpos diferentes. El desafío está en que el sistema en el que vivimos elogia a una persona flaca frente a una gorda y eso termina generando que las personas vivan con temor a engordar o descontentas con sus cuerpos por temor a perder esos privilegios.

No estoy diciendo que todos debemos ser gordos. Solo estoy diciendo que debemos dejar de juzgar los cuerpos de las otras personas cuando todos los cuerpos son diferentes y, así, combatir la gordofobia sistémica.

¿Cómo puedes evitar la gordofobia en el ámbito laboral?

Publicidad
  1. Empieza a generar procesos de selección con curriculum vitae ciegos o semiciegos.
  2. Reconoce cuando te encuentras frente a este prejuicio. Si ves a una persona gorda y asumes cierta característica sobre ella. ¿Pensarías lo mismo si fuera delgada? Si la respuesta es no, estás frente a un estereotipo.
  3. Evita comentar sobre los cuerpos de otra persona, así sea para elogiar. Esta es una forma de alimentar la cultura de la gordofobia, incluso cuando lo hacemos sin intención.
  4. Revisa en todos los perfiles de puestos si hay alguno donde “buena apariencia/presencia” sea un criterio y elimínalo. Así no esté escrito, analiza si existen criterios implícitos de gordofobia. Esta es una forma de discriminación ilegal. Vivimos en una sociedad donde la buena apariencia es, entre otras cosas, sinónimo de delgadez.
  5. Edúcate y educa a tus equipos frente al tema. Te sugiero seguir en redes a Raquel Lobatón (@raquelobaton) y en Perú a Astrid Beuermann (@bien.conmigo).
  6. Si trabajas en el sector de moda o cualquier marca que hace publicidad, busca visibilizar cuerpos diversos. No todos los cuerpos tienen que ser delgados, ya que en la sociedad real no todos lo son. Representa diversidad en tus mensajes.

Sobre la autora:

Andrea de la Piedra Garcia es CEO y cofundadora de Aequales.

Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de Forbes Perú.

Siga todas columnas de opinión en la sección Red Forbes en Forbes Perú

Publicidad