Todos los Derechos reservados © 2004 - 2022, Forbes Peru

Actualidad

Agencia de EE.UU. ordenó a WhatsApp espiar teléfonos chinos y extranjeros

Investigadores de la DEA exigieron a WhatsApp rastrear a siete usuarios con sede en China y Macao, según lo reveló una orden de registro de noviembre del 2021.

Publicado

on

Agencia de EU ordenó a WhatsApp espiar teléfonos chinos y extranjeros
Foto: antonbe/Pixabay.

Por Thomas Brewster

Las agencias federales de Estados Unidos han estado utilizando una ley de vigilancia estadounidense con 35 años de antigüedad para rastrear en secreto a los usuarios de WhatsApp sin explicar por qué y sin saber a quién se dirigen.

Investigadores de la Administración de Control de Drogas​ de EE.UU. (DEA, por sus siglas en inglés) le exigieron a WhatsApp, la empresa de mensajería propiedad de Facebook que rastreara a siete usuarios con sede en China y Macao, según lo reveló una orden de registro revelada en noviembre de 2021.

La orden revela que la DEA no conocía las identidades de ninguno de los objetivos, pero le dijo a WhatsApp que monitoreara sus direcciones IP y los números con los que se comunicaban los usuarios objetivo, así como cuándo y cómo usaban la aplicación.

Esta vigilancia se realiza utilizando una tecnología conocida como registro de llamadas permitida por la la Ley de registro de llamadas de 1986, y no solicita ningún contenido de mensaje, que WhatsApp no podría proporcionar de todos modos, ya que está encriptado de extremo a extremo.

Mira también: Estas son las diez aplicaciones y juegos más descargados de 2021

Publicidad

Como informó anteriormente Forbes, al menos en los últimos dos años, las fuerzas del orden en EE.UU. han solicitado repetidamente a WhatsApp y otras compañías tecnológicas que instalen estos registros de llamadas sin mostrar ninguna causa probable.

Como en esos casos anteriores, la orden del gobierno para rastrear a los usuarios chinos vino junto con la declaración de que el Departamento de Justicia puntualizó que solo necesitaba proporcionar tres “elementos” para justificar el seguimiento de los usuarios de WhatsApp.

Entre estas se incluyen: la identidad del abogado o del agente del orden público que presenta la solicitud, la identidad de la agencia que hace la solicitud, y una certificación del solicitante de que “la información que probablemente se obtenga es relevante para una investigación criminal en curso que está llevando a cabo esa agencia”.

“Aparte de los tres elementos descritos anteriormente, la ley federal no requiere que una solicitud de una orden autorice la instalación y el uso de un registro de llamadas y un dispositivo de trampa y rastreo especifique ningún hecho”, escribió el gobierno en la última orden judicial.

El último caso muestra que el espionaje de Estados Unidos tiene un alcance global, mucho más allá de los usuarios domésticos de WhatsApp y de los países vecinos, y afecta a objetivos extranjeros cuyas identidades el gobierno desconoce.

De acuerdo con otra orden de allanamiento descubierta por Forbes, un caso anterior en Ohio espió a otros siete usuarios de WhatsApp, tres en EE.UU. y cuatro en México. Para cada uno, EE.UU. conocía el alias o el nombre real del usuario.

Publicidad

Ventas de opioides chinos

Como los números chinos de WhatsApp se publicaron sin editar en la orden de registro, Forbes pudo encontrar indicios de que la DEA estaba tratando de vigilar a las personas y entidades chinas que enviaban opioides en la web y a través de aplicaciones cifradas.

Se incluyó un número como contacto en un comentario de 2020 en una publicación de blog, que ofrece el envío de productos farmacéuticos y proporciona un correo electrónico que contiene el dominio de lo que parece ser una empresa china.

(Como no se han presentado cargos en el caso, Forbes no revela los números de los nombres de las entidades a las que se dirige la investigación de la DEA. En tanto, el Departamento de Justicia de Ohio no había hecho comentarios al momento de la publicación).

Otro figuraba en una página de Facebook donde una empresa vendía productos químicos que prometían una gama de “investigación”. Las imágenes en la página mostraban bolsas de celofán que contenían varios polvos y apuntaban a los números de Telegram y Wickr, así como al contacto de WhatsApp, que prometían sustancias de alta pureza, incluidas las drogas psicoactivas benzodiazepinas, que incluyen diazepam (más conocido por su nombre comercial Valium) y alprazolam ( también mejor conocido como su marca Xanax).

Uno de los números también se publicó en un grupo de Facebook llamado “foro de investigación de productos químicos oscuros”, donde los usuarios han estado discutiendo cómo obtener varias sustancias, muchos buscando benzodiazepinas.

A pesar de que la DEA puede estar usando legítimamente la Pen Register Act para rastrear a los proveedores químicos chinos que alimentan la crisis de opiáceos de Estados Unidos, sigue habiendo preocupaciones sobre la falta de una explicación de la “causa probable”.

Publicidad

Sin embargo, a pesar de las quejas de personas como la Unión Americana de Libertades Civiles (ACLU, por sus siglas en inglés) sobre la ley que se remonta a décadas atrás, hay pocas señales de algún movimiento en el Capitolio para abordar cualquiera de los aspectos más polémicos de la ley.

Las agencias estadounidenses pueden continuar vigilando a los usuarios de una de las aplicaciones de mensajería más populares del mundo sin tener que dar ningún motivo, ni a un juez ni al público.

Revise todas las noticias en Forbes Perú

Publicidad