Todos los Derechos reservados © 2004 - 2022, Forbes Peru

Actualidad

Derrame de Repsol: ¿Qué tanto ha avanzado la limpieza y qué otros daños no están siendo considerados?

El avance del 72% de los trabajos de limpieza reportado por la empresa no es avalado por las autoridades ambientales. El OEFA publicará el avance real en unas semanas. Expertos comentan a Forbes que hace falta identificar el estado previo del ecosistema para monitorear la remediación de las zonas afectadas.

Publicado

on

Foto: Minam / Flickr
Foto: Minam / Flickr

Ya ha transcurrido más de un mes desde que ocurrió el accidente en el mar peruano catalogado como el peor desastre ecológico vivido en el país. La tarde del sábado 15 de enero se derramaron al menos 11.900 barriles de petróleo —que en un inicio la empresa estimó en 0,83 barriles de crudo— en la Refinería La Pampilla, operada por Repsol, en la costa de Lima.

Desde entonces, el Ministerio del Ambiente (Minam) informó que el derrame llegó a cubrir más de 1.400 hectáreas de mar y tierra, y 500 hectáreas de reservas de fauna marina en áreas naturales protegidas (los Islotes de Pescadores, la Zona Reservada de Ancón y los Humedales de Ventanilla).

Mira también: Perú denuncia a Repsol ante la OEA por daño ambiental y económico

De acuerdo con información gubernamental, también se han registrado 260 aves muertas. En este grupo, el guanay es la especie más afectada por la catástrofe ecológica y ambiental. Otras aves severamente dañadas por el derrame han sido el piquero peruano, el Pingüino de Humboldt, la gaviota peruana, el pelicano, la Chuita y el Zarcillo. Los mamíferos más golpeados han sido la nutria y el lobo chusco. Además, el 50% de las aves afectadas por el derrame que recibieron tratamiento en el Parque de Las Leyendas fallecieron.

Mala reacción inicial

Desde que empezó la catástrofe, los trabajos de contención del crudo eran clave para evitar mayores daños en el ecosistema marino. Los analistas consultados por Forbes consideran que la capacidad de respuesta de la compañía fue deficiente y lenta. 

“Todo lo que podía salir mal, salió mal en este desastre. No hubo capacidad de respuesta rápida ante un evento que no debería ser extraño, considerando que la actividad de carga es una actividad peligrosa”, comenta Nataly Vargas, decana de Biología Marina de la Universidad Científica del Sur (Ucsur).

Publicidad
Foto: Minam / Flickr

Avance real bajo la lupa

Repsol, quien inicialmente dijo que el accidente fue provocado por la erupción del volcán Tonga y ahora señala que fue causado por un desplazamiento brusco del buque Mare Doricum, reportó un avance del 72% de los trabajos de limpieza de las zonas afectadas e informó que está en la fase final del recogido del hidrocarburo. 

El titular del Minam, Modesto Montoya, no obstante, recalcó que este avance corresponde solo a las playas afectadas y no a “todo lo que ha ido al fondo del mar”. Precisamente, el Minam señala que, hasta la fecha, solo se han recuperado cerca de 2.000 barriles de petróleo, de los 11.900 barriles que cayeron al mar.

En ese sentido, Vargas señala que los avances reportados por la compañía no están considerando cuánto del petróleo se ha emulsificado o diluido en el mar, ni cuánto del hidrocarburo está ingresando a las redes tróficas (cadenas alimentarias conectadas). 

Mira también: Derrame de petróleo: OEFA impone nuevas multas a Repsol por US$240.000

Y si bien las manchas de petróleo en el mar han casi desaparecido, aún hay playas donde se observan las orillas o roqueríos de color negro por el derrame de petróleo, señala Percy Grandez, especialista legal de Gobernanza Marina de la Sociedad Peruana de Derecho Ambiental (SPDA).

De acuerdo con los reportes oficiales del Organismo de Evaluación y Fiscalización Ambiental (OEFA), de las siete playas supervisadas por esa entidad, cuatro (Cavero, Santa Rosa Chica, Ancón y San Gaspar) reportaron trazas de hidrocarburos en sus rocas y arena . 

Foto: Minam / Flickr

Ante esta situación, la jefa del OEFA, Miriam Alegría, ha indicado que en unas semanas publicarán la información real de cuál es el avance de la empresa en cuanto a la limpieza tanto del mar como de la playa. 

Rezagos que permanecerán por años

Aún cuando inicien los trabajos de remediación, que Repsol estima será en marzo, la preocupación principal alrededor del derrame de petróleo es el efecto de largo plazo que esta catástrofe generará en el ecosistema marino y las comunidades que viven de ella, señala Grandez.

Publicidad

Lea también: Derrame de Repsol: Perú recibe propuestas de asistencia y cooperación de 15 países y organismos

“Seguro, de acá a unas semanas, no se verán manchas negras. Sin embargo, los rezagos van a permanecer por varios meses. Según algunos técnicos, [estos rezagos] permanecerán incluso hasta años en el fondo marino”, indica. “Hay muchas pérdidas a nivel de diversidad y en calidad de medio marino y sus recursos hidrobiológicos”. 

De hecho, la marea ha llevado el petróleo a zonas rocosas, en donde hay microhabitats de bivalvos, cangrejos, anémonas y otros invertebrados que cumplen un rol en el ecosistema, comenta Vargas. “No estamos viendo ni evaluando cuál es la afectación hacia ellos”, recalca.

De hecho, la misión de expertos de la ONU que llegó al Perú para analizar y evaluar los impactos del desastre ecológico, reconoció que la contaminación de las zonas costeras y del lecho marino podría tener un efecto negativo de largo plazo en especies como mariscos o conchas.

El equipo de la ONU también indicó que, actualmente, las áreas de mayor acumulación de petróleo son las estrechas bahías rocosas (entre Ventanilla y Chancay) y las estructuras artificiales que actúan como trampas para el crudo. Estas zonas podrían ser una fuente de contaminación secundaria con consecuencias negativas para el medio ambiente a mediano plazo.

“Desde el punto de vista ambiental, hay que hacer un seguimiento a las especies y organismos de pequeño tamaño. Nos fijamos mucho en las aves y peces, pero hay otras especies en la parte de abajo de la cadena trófica que están siendo afectadas por el petróleo. [Esto es algo] que se está estudiando poco”, advierte Patrick Venail, director de la carrera de Ingeniería Ambiental de la Universidad de Ingeniería y Tecnología (UTEC). 

Publicidad

Pescadores continuarán afectados

Uno de los grupos más impactados por esta situación son los pescadores artesanales, quienes se quedaron sin ingresos tras el derrame de petróleo. Repsol alega que, hasta el momento, han atendido a cerca de 2.800 personas agrupadas en 34 colectivos de pescadores y comerciantes de las zonas de Chancay, Ancón, Santa Rosa y Ventanilla. Además, según la empresa, sigue el diálogo con otras asociaciones que representan a más de 800 personas que podrían ser incorporadas en este proceso. 

Sin embargo, Luis Antonio Herrera, presidente de la Asociación Pescadores La Viña de Chancay (Apalavich), que agrupa a 52 pescadores artesanales, comenta que, hasta la fecha, el apoyo solo se ha limitado a un vale de S/500 (alrededor de US$130) por haber imposibilitado el trabajo de un mes de los trabajadores y no se ha comunicado ninguna solución de mediano plazo.

Foto: Minam / Flcikr

“Esto [el vale] es nada para lo que uno gana como pescador. En un día bajo uno puede ganar S/250 o S/300, y en un día bueno entre S/1.500 y S/2.000”, señala Herrera. 

“Van a tener que pasar varios años para que se recobre el lecho marino y se vuelvan a alimentar los pescados, y volver a tener los ingresos que teníamos”, agrega el representante de la Apalavich, tras mostrar su preocupación sobre cómo se sostendrán económicamente los pescadores hasta entonces.

El Ministerio de la Producción, por su lado, informó esta semana que se está estudiando, a un mes del accidente, entregar un bono a los pescadores artesanales formales e informales afectados, un grupo que, según el padrón elaborado por esta entidad, incluye a 2.500 personas.

De acuerdo con Venail, de la UTEC, existen registros de derrames de petróleo en otras geografías donde aún se ven las consecuencias ecológicas unos 10 o 20 años después del accidente. “Hay poblaciones de organismos que no han logrado recuperarse, porque han sufrido fuertes impactos en su vida y reproducción. Entonces, hay daños colaterales que no se está viendo”, explica. 

Mira también: OEFA autoriza reanudar temporalmente operaciones de carga en la refinería de Repsol

Publicidad

Así, el camino para una recuperación del estado de las zonas afectadas será bastante difícil y largo. La decana de Biología Marina de la Ucsur comenta que ese proceso será casi imposible de concretar si es que no se conoce la situación en la que se encontraba el ecosistema marino antes del desastre. “¿Cual era la línea base? ¿En qué punto nos encontrábamos? Eso es algo que se debe conocer para evaluar si realmente se está remediando y cuánto de esto se va a remediar”, resalta.

Para los siguientes meses y años, los expertos también consideran clave que las entidades públicas realicen trabajos de monitoreo constante y en paralelo a la remediación de las zonas dañadas.

Un aspecto que tampoco se está tomando en cuenta, y que resaltó la misión de expertos de la ONU, es que no se ha efectuado ninguna “evaluación de daños” ni tampoco un “análisis de necesidades integrales a la población”. Sin esa información, aseguraron los especialistas de la ONU, no se podrán conocer los daños sufridos, las necesidades actuales y el impacto real por lucro cesante de las comunidades afectadas. 

*Este artículo contó con la colaboración de Hugo Flores

Para más noticias de negocios siga a Forbes Perú desde Google News

Publicidad
Publicidad