Todos los Derechos reservados © 2004 - 2022, Forbes Peru

Economía y Finanzas

Francke asegura que el Gobierno no estatizará el gas como dijo el presidente Castillo

El mandatario instó ayer al Congreso a aprobar una ley sobre la “estatización o nacionalización” del gas.

Publicado

on

Pedro Francke
Ministro de Economía, Pedro Francke. Foto: Andina

El ministro de Economía, Pedro Francke, dijo el miércoles que el Gobierno no tiene planes de estatizar la industria del gas, en una declaración que buscó poner paños fríos a unos comentarios del presidente izquierdista Pedro Castillo.

Castillo instó el lunes al Congreso a aprobar una ley sobre la “estatización o nacionalización” del gas, en momentos en que el Gobierno busca renegociar el contrato sobre la explotación del recurso, en unas declaraciones que golpearon a los mercados.

“Nacionalizar el gas de Camisea significa ponerlo al servicio de los peruanos y en particular de nuestros compatriotas del sur. No significa de ninguna manera estatizar la actividad privada”, dijo Francke por Twitter.

El ministro, un economista moderado de izquierda, refirió que el plan del Gobierno es la “masificación del gas para beneficio de todos los peruanos, es nuestro compromiso”.

El anuncio del presidente Castillo, que llegó al poder con el partido Perú Libre de tendencia marxista, generó dudas sobre el tono moderado que había mostrado desde que asumió el mandato en julio. Los empresarios del sector energético calificaron los dichos del mandatario como una amenaza a la inversión privada.

Sobre Camisea

La explotación del gas natural en el yacimiento Camisea de Perú está en manos del consorcio Pluspetrol, que tiene como socios menores al conglomerado surcoreano SK Group, la estadounidense Hunt Oil y la española Repsol SA.

Publicidad

El gas de Camisea, que a través de un gasoducto cruza los Andes hasta la costa del Pacífico, genera casi la mitad de la energía eléctrica del país, mientras que el resto es exportado.

El combustible es licuado por otro consorcio llamado Peru LNG, que incluye a Royal Dutch Shell, la japonesa Marubeni Corp, SK Group y Hunt Oil.

Según la Constitución de Perú, las empresas privadas solo pueden nacionalizarse con la aprobación del Congreso. El fragmentado parlamento actual, dominado por la oposición, se inclina hacia la derecha y es poco probable que una coalición de legisladores apoye la nacionalización del sector del gas.

Reuters

Publicidad