Todos los Derechos reservados © 2004 - 2022, Forbes Peru

Economía y Finanzas

Entrevista | OMC: El impacto directo de la guerra en Ucrania en el comercio en Perú debería ser pequeño

En entrevista con Forbes, el economista senior de la OMC, Nee Coleman, explicó por qué proyectan que América del Sur será la región con menos crecimiento en exportaciones del mundo este año. El consenso es que las mejoras en cuanto a precios de fletes, demoras en puertos y suministro de semiconductores se reviertan, advierte. En el caso de los fletes, el aumento afecta principalmente a las pymes, repara.

Publicado

on

OMC: "El impacto directo (de la guerra en Ucrania) en Perú debería ser pequeño"
Nee Coleman, economista senior de la Organización Mundial del Comercio. Foto: OMC

Este martes, la Organización Mundial del Comercio (OMC) anunció sus proyecciones sobre el comercio mundial para 2022 y 2023. A nivel global, prevé un crecimiento del comercio de mercancías de 3% en 2022 –y ya no del 4,7%, como dijo el año pasado– y de 3,4% para el 2023.

En un escenario de alta incertidumbre asociado al devenir del conflicto bélico entre Rusia y Ucrania, América del Sur es la región donde la OMC proyecta el menor crecimiento de las exportaciones (-0,3%) y, en línea con el resto del mundo, un incremento de las importaciones de 4,8%. Además, es la región donde proyecta el segundo menor desempeño del Producto Bruto Interno (PBI) en el 2022 (1,9%). Al respecto, entrevistamos a Nee Coleman, economista senior de la OMC.

Pregunta (P): ¿Por qué América del Sur es la región donde proyectan el menor crecimiento de las exportaciones en 2022?

Las exportaciones crecerán de manera plana. En primer lugar, no es poco común que las regiones que exportan recursos naturales tengan un crecimiento de las exportaciones relativamente plano. En segundo lugar, este crecimiento plano de las exportaciones le sigue a un resultado fuerte en 2021, cuando las exportaciones de la región crecieron 6,8%, y a un descenso en 2018 (0,9%) y 2019 (1,2%). Entonces, tienes un surgimiento de las exportaciones en 2021 mientras el mundo salía de la pandemia en 2022.

Sospecho que en parte [las menores exportaciones proyectadas para América del Sur] se debe en general a una demanda externa más débil para América del Sur. Hay un crecimiento más lento anticipado para Europa (2,3% en 2022 y 2,5% en 2023, según la OMC). En Norteamérica nuestros pronósticos de crecimiento de PBI se han reducido (2,9% en 2022 y 2,1% en 2023). Esto se traduce en una menor demanda para el resto del mundo. Parte de esto refleja un ritmo más lento para el crecimiento global.

P: En el caso de las importaciones, ¿qué señales da su proyección para América del Sur?

En el lado de las importaciones, ves un crecimiento de 4,8% proyectado para América del Sur para 2022, que es ligeramente más fuerte que el pronóstico global, que es de 3,8%. Las importaciones dependen en gran parte de la demanda local, lo que muestra que América del Sur está un poco mejor en 2022 de lo que ha estado durante la pandemia en 2020 (-11,2%). Luego tienes un pico en 2021 (25,8%) por la salida de la crisis (sanitaria). Pero tienes un crecimiento sólido de las importaciones en 2022 y 2023 para la región (4,8% y 3,1%, respectivamente).  

P: ¿Qué países sudamericanos pesan más en las proyecciones de comercio de la OMC para América del Sur?

Nosotros estimamos [que pesan más] economías como Brasil, Chile y Argentina y [luego está] el resto de América del Sur (en conjunto). Este es un estimado agregado. No proyectamos economías individuales.

Publicidad

P: ¿Qué efectos en el comercio advierten en América del Sur asociados a la guerra entre Rusia y Ucrania?

Los principales productos que son exportados por Rusia y Ucrania son agrícolas, particularmente granos, trigo, maíz, pero también hierro y otros minerales y combustibles. Esta oferta está amenazada y la productividad y la agricultura también está afectada por la menor disponibilidad de producción potencial de fertilizantes exportados de Rusia.

Además: BCRP estima que la inflación se ubicará en 3,6% este año, más de lo previsto

El impacto directo en Perú debería ser pequeño. Perú importa alrededor de 1% de sus importaciones de mercancías de Rusia y Ucrania en conjunto, y exporta solo el 0,5% [de sus bienes y servicios] a esos países.

Lo que pasará es que los países que son más dependientes de alimentos de Ucrania y Rusia puede que importen de otros países, lo que reducirá la oferta y presionará los precios globales y disminuirá la disponibilidad de estos bienes. Esto eventualmente se traducirá en menos disponibilidad de alimentos asequibles para los pobres en América Latina.

Lea también: Lista Midas de Forbes 2022: estos son los mejores inversionistas de capital de riesgo del mundo

Además, Perú exporta muchos minerales, lo que Rusia también hace. Entonces, los exportadores peruanos se beneficiarán de los precios, pero, de otro lado, tienes un impacto negativo en el consumo.

Publicidad

La pregunta es si el impacto positivo nivelará al negativo. No estoy seguro en este momento. El Fondo Monetario Internacional va a actualizar sus proyecciones de PBI mundial en algunos días. Estas son las fuerzas en juego.

Ngozi Okonjo-Iweala, directora general de la Organización Mundial del Comercio. Foto: OMC

P: En la conferencia, la directora general de la OMC, Ngozi Okonjo-Iweala, dijo que ante el alza global de la inflación es conveniente que los gobiernos y los organismos multilaterales trabajen para facilitar el comercio. ¿A qué tipo de facilidades se refiere?

No quiero poner palabras en boca de la directora general. Un riesgo de escasez en la disponibilidad de alimentos es que los países quieran implementar restricciones a las exportaciones. Hubo otros períodos –en 2007 y 2008–, cuando los inventarios de alimentos y fertilizantes se redujeron ligeramente. Esto llevó a un alza de los precios de los combustibles. Algunos países impusieron restricciones de exportación. Esto impide que la oferta alcance a quienes más los necesitan. Lo que necesitamos hacer es mantener el comercio abierto y este es parte del rol de la OMC.

P: En la conferencia también se mencionó que faltó información asociada a la guerra en Ucrania para proyectar el comercio mundial de mercancías para 2022 y 2023. ¿Cuál estima sería el escenario con la información completa? ¿Es la brecha más amplia de lo previsto?

No necesariamente. Nunca sabemos con lo que está pasando. El conflicto [en Ucrania] podría volverse peor o quizá podría haber un cese al fuego. Hay mucha incertidumbre. Lo que hicimos es, ante la ausencia de acceso a proyecciones de PBI, tenemos un modelo […] que permite modelar diferentes tipos de políticas y produce resultados en términos de impacto al comercio internacional y al PBI. Lo que hicimos fue generar estimados de PBI de ese modelo, asumiendo varios factores. Uno [de los factores] fue el conflicto en Ucrania, que reduciría la oferta de mano de obra y el stock de capital. Otro fueron las sanciones en Rusia y en los países que las imponen. En tercer lugar, tuvimos en cuenta un shock macroeconómico en términos de la confianza de los negocios y del consumidor y la inflación. Estas tres cosas están en juego aquí [en las proyecciones]. Adoptamos esas suposiciones y lo usamos para escalar nuestras cifras [de proyecciones] de PBI. Hicimos esto en la pandemia. Hicimos un buen trabajo (entonces) y nuestras estimaciones estuvieron muy cerca.

No tenemos data dura sobre cuánto han decaído las exportaciones ucranianas o rusas como resultado del conflicto. No sabemos si los países van a seguir comprando las exportaciones rusas, incluidas las energéticas, o si van a imponer alguna moratoria. Incluso si lo hacen, ¿marcará alguna diferencia?

Esas son las mejores suposiciones que pudimos tomar. Podríamos haber asumido algunas medidas de política que no están incluidas. Los principales shocks económicos están cubiertos y tendremos que esperar información sobre mercancías para el primer trimestre y tener una idea si estuvimos cerca o no.

P: América Latina es una región exportadora de recursos naturales. ¿Qué otros riesgos ven para el comercio de mercancías en la región? ¿Las tarifas de los fletes de carga?

Lo que es interesante sobre las tarifas de carga es que tiene un efecto desproporcional negativo en las empresas pequeñas y medianas que exportan desde América del Sur, porque tienden a tener un precio spot (corriente) por los servicios de envío. Las empresas grandes tienen contratos de envío de largo plazo. Si eres una empresa pequeña en América del Sur y tienes que pagar tarifas altas de envío… Lo que vimos en las tarifas de carga es que aumentaron de US$1.500 por TEU (siglas en inglés de “Twenty-Foot Equivalent Unit”, equivalente a la capacidad usual de un contenedor a US$11.000 en octubre del año pasado. Desde entonces, [la tarifa por TEU] ha bajado a US$9.000. La situación estaba mejorando en términos de costos de envíos, demoras de contenedores en los puertos y los quiebres en la cadena de suministro de semiconductores. Todo esto se estaba moviendo en la dirección correcta antes la irrupción del conflicto entre Rusia y Ucrania. Entonces, el consenso es que muchas de estas mejoras se revertirán.

Foto: Archivo

P: ¿Cuándo cree que terminará la crisis de suministro de semiconductores?

Lo que es interesante es que incluso antes de la pandemia, el comercio mundial de los semiconductores estaba cayendo. Después de la crisis sanitaria, por la emergencia y escasez de oferta, el envío de seminconductores se empezó a recuperar. Parte de la razón de la crisis de semiconductores no fue por la escasez, sino por el cambio de los patrones de consumo. Entonces, cuando ocurrió la pandemia, mucha gente empezó a trabajar de casa y los negocios actualizaron su infraestructura tecnológica para facilitar el trabajo remoto. La gente y los empleados independientes compraron computadoras con monitores más grandes y, como no podían salir, también equipos de entretenimiento. Hubo un cambio muy grande en la forma de consumo de los servicios hacia los bienes. También por la imposibilidad de tomar vacaciones o ir a restaurantes, los ahorros de los hogares aumentaron.

Le puede interesar: Escasez de chips: Unión Europea aspira a cuadruplicar producción y convertirse en potencia mundial

Publicidad

Después de la restricciones iniciales, hubo una demanda que incluyó a los productos electrónicos. Entonces, el comercio de productos electrónicos creció y lo que pasó fue que los semiconductores que normalmente hubieran ido a una producción normal fueron dirigidos a productos electrónicos de consumo, computadores y otros equipos. La producción de automóviles tuvo un momento difícil ajustando sus plantas de producción porque no es algo que pueden cambiar instantáneamente. El consenso es que el conflicto (en Ucrania) va a revertir esas mejoras y ralentizar el crecimiento del comercio de mercancías.

Puerto de Shangai. Foto: Getty Images

P: ¿Sigue siendo la pandemia por covid-19 un riesgo para el comercio mundial?

Sí, lo es. En este momento, varias ciudades en china están en cuarentena, lo que va a reducir la producción y el manejo en los puertos. El comercio venía creciendo y cayó en el tercer trimestre del 2021. Este fue el impacto de la variante Delta. Tuvo un impacto enorme en el comercio. Otras variantes pueden tener efecto similares, quizá peores o leves.

Muchas de las perspectivas dependen de cosas desconocidas: cómo el conflicto [en Ucrania] va a desarrollarse, o si va a haber nuevas variantes de covid-19. Pero [la pandemia por covid-19] es realmente un riesgo y probablemente reduzca los envíos de China en el primer trimestre. Ya vemos algo de eso, porque nuestra proyección tiene en cuenta la puesta de los contenedores de Shangai y Hong Kong. Veremos algún impacto allí.

Para más noticias de negocios siga a Forbes Perú desde Google News

Publicidad