Todos los Derechos reservados © 2004 - 2022, Forbes Peru

Editor's pick

Con salida a bolsa de WeWork, su cofundador recupera el estatus de multimillonario

Adam Neumann, que ya no trabaja en WeWork, retuvo una participación en la empresa de alquiler de oficinas y ha recibido grandes pagos por su salida.

Publicado

on

Adam Neumann, cofundador y antiguo CEO de WeWork. Foto: Reuters.

Una vez valorada en US$47.000 millones, con la mira puesta en “elevar la conciencia del mundo”, la empresa de alquiler de oficinas WeWork se hará pública este jueves con una valoración más moderada de US$9.000 millones.

Eso tiene que ser decepcionante para los inversores que inyectaron US$12.700 en el negocio mientras se disparaba para convertirse en una de las nuevas empresas más valiosas del mundo. Pero hay un jugador que está triunfando a lo grande: Adam Neumann, el cofundador derrocado cuya conducta como director ejecutivo ayudó a colapsar el primer intento de salida a bolsa de la empresa (y cuyo controvertido acuerdo de separación enfureció tanto a los inversores como al público en general).

Forbes estima que Neumann, que perdió su condición de multimillonario cuando el valor de WeWork se desplomó tras el fallido intento de cotizar en bolsa en 2019, tendrá una fortuna estimada de US$1.600 millones cuando las acciones comiencen a cotizar este jueves después de que WeWork se fusione con BowX Acquisition Corp, una fracción de los US$4.100 millones que Forbes estimó que teníaen el pico de WeWork, pero lo suficiente para que recupere el estatus de multimillonario.

A pesar de ser expulsado de la empresa que cofundó y de no tener ningún rol en el negocio, Neumann, a través de una entidad que controla, poseerá aproximadamente 48,5 millones de acciones después de la fusión del SPAC, lo que le da una participación de propiedad estimada de alrededor del 7%.

Además, Neumann pudo conservar cerca de 20 millones de Unidades de Interés de Beneficios de WeWork Partnerships. Serán convertibles en acciones de las acciones ordinarias de la nueva empresa pública sin costo alguno después de la fusión. Según el precio de US$10 por acción del SPAC, esas unidades tienen un valor aproximado de US$200 millones.

Forbes estima que, entre sus unidades de asociación y acciones ordinarias, casi US$700 millones de la fortuna de Neumann están inmovilizados en WeWork. El resto de su patrimonio neto proviene del efectivo obtenido por la venta de acciones de WeWork a lo largo de los años y su lucrativo acuerdo de separación.

Publicidad

Antes de salir a bolsa

En los años previos a la OPI prevista para 2019, Neumann y el cofundador Miguel McKelvey vendieron acciones de la compañía por valor de casi US$500 millones, según el libro de 2021 “The Cult of We: WeWork, Adam Neumann, and the Great Startup Delusion”; Forbes estima que más de US$400 millones de esas ventas fueron a Neumann (antes de impuestos).

En abril de 2020, el inversor de WeWork, SoftBank, rescindió su oferta de comprar acciones de WeWork por valor de US$3.000 millones, incluidas casi 1.000 millones de acciones de Neumann, citando investigaciones legales sobre problemas de gobernanza de WeWork.

Neumann y WeWork demandaron a SoftBank en respuesta, y las partes finalmente llegaron a un acuerdo sobre términos favorables a Neumann. Como parte del acuerdo, a Neumann se le permitió vender US$578 millones adicionales en acciones de WeWork a SoftBank durante el primer trimestre de 2021 y recibió un pago en efectivo de US$106 millones del fondo de inversión ese mismo trimestre.

Eso fue además de un pago en efectivo de US$185 millones que SoftBank comenzó a pagar a Neumann en cuotas antes de cancelar el acuerdo de no competencia relacionado que las dos partes firmaron a fines de 2019 junto con su oferta pública en abril de 2020; Forbes estima que Neumann recibió US$139 millones, según el calendario de pagos divulgado en los archivos de la SEC, antes de que Softbank dejara de realizar pagos.

Luego están sus préstamos. En los años previos a la fallida OPI de 2019, cuando Neumann estaba trabajando para asegurar una ronda de financiación privada tras otra, abrió una línea de crédito de US$500 millones con varios bancos, utilizando su participación en WeWork como garantía.

Había retirado US$380 millones en julio de 2019, según el prospecto inicial de oferta pública inicial de WeWork. Como parte de su acuerdo de salida, SoftBank acordó hacerse cargo del préstamo de los prestamistas originales; el monto adeudado por Neumann aumentó a US$432 millones en febrero de 2021, según el prospecto más reciente. Si bien no está claro dónde Neumann depositó todo ese efectivo, los informes sugieren que ha estado activo en la inversión tecnológica.

Publicidad

También compró propiedades inmobiliarias llamativas por valor de casi US$100 millones, incluidos apartamentos en Manhattan, una propiedad en Long Island y una casa al norte de San Francisco en el condado de Marin, al menos en parte financiada por un conjunto anterior de préstamos de US$97.5 millones obtenidos antes de la primera oferta pública inicial de WeWork. Según los informes, Neumann vendió algunas de estas propiedades, incluida la casa del condado de Marin, apodada Guitar House.

Los portavoces de Adam Neumann y WeWork se negaron a comentar para esta historia.

A pesar del ojo morado que vino con la cancelación de la OPI de WeWork hace dos años, Neumann parece haberlo hecho bien.

En abril, el New York Post informó que Neumann estaba “escondido en Nueva York”, “tramando [un] nuevo negocio secreto ‘pospandémico’”. Aún no se sabe qué podría ser, pero sin duda estará bien financiado.

Por: Matt Durot | Forbes Staff

Siga todas las noticias de economía y negocios de Forbes Perú

Publicidad
Publicidad