Todos los Derechos reservados © 2004 - 2022, Forbes Peru

Editor's pick

Muerte de los conglomerados: GE, J&J y Toshiba revelan planes para dividirse

Nada dura para siempre. Ni siquiera los conglomerados empresariales más grandes del mundo.

Publicado

on

Foto: Getty Images.

Por Kevin Dowd

En la última semana, tres grandes conglomerados nos recordaron un hecho que se aplica al mundo de los negocios tanto como a cualquier otra faceta de la vida: nada dura para siempre.

General Electric (GE), Johnson & Johnson y Toshiba se fundaron hace más de 125 años. En las décadas siguientes, los tres se convirtieron en gigantes corporativos ubicuos y en expansión. Y ahora, en rápida sucesión, los tres han decidido que separarse es la mejor manera de maximizar el valor para los accionistas.

GE fue el primero en comprar un boleto para la villa de la división. El gigante industrial dijo el martes que dividirá sus divisiones de salud y energía en empresas públicas independientes, dejando a GE para operar la unidad de GE Aviation como su último activo restante. Se espera que el negocio de la salud complete su separación a principios de 2023, y la unidad de energía lo seguirá un año después.

GE es una marca estadounidense icónica, que tiene sus raíces en una empresa cofundada por Thomas Edison en 1892. Bajo el liderazgo de Jack Welch en las décadas de 1980 y 1990, se convirtió en la empresa más valiosa del mundo. Pero la movida de esta semana no surgió de la nada. Los problemas se acumularon bajo el ex director ejecutivo Jeff Immelt. GE ha estado ocupada desinvertiendo activos en los últimos años, inspirada en gran medida por el deseo de pagar sus enormes cantidades de deuda. Desde que asumió el cargo de CEO en 2018, Larry Culp ha estado probando las aguas. Ahora se está sumergiendo.

Johnson & Johnson siguió el viernes, declarando su intención de romper su división de salud del consumidor, hogar de marcas como Band-Aid, Tylenol, Nicorette y Neutrogena, como una compañía separada, dejando sus negocios de medicamentos recetados y dispositivos médicos para operar bajo la marca de J&J. Se espera que la ruptura comience en 18 a 24 meses.

Publicidad

El viernes también trajo noticias de que Toshiba planea dividirse en tres negocios, culminando un año dramático que ya ha incluido peleas con inversionistas activistas, negociaciones fallidas para una compra de US$20.000 millones y la renuncia de su CEO.

El conglomerado japonés dividirá sus divisiones de energía e infraestructura como una compañía independiente y su unidad de dispositivos electrónicos como otra, dejando a Toshiba para administrar su participación existente en Kioxia y otros activos más pequeños. Toshiba vendió una participación mayoritaria en Kioxia, que anteriormente era la unidad de memoria NAND interna de la empresa, a un grupo liderado por Bain Capital en un acuerdo de US$18.000 millones en 2018.

¿Qué hay detrás de estas divisiones?

Para los tres, la motivación principal parece ser la creencia de que la hinchazón empresarial ha estado reduciendo el rendimiento. Por definición, un conglomerado opera diferentes negocios con diferentes perfiles. A veces, esos diferentes perfiles pueden crear motivaciones contrastantes.

Tomemos a J&J, por ejemplo. Vender curitas y Tylenol es un modelo de crecimiento lento y constante. El desarrollo de nuevos medicamentos y dispositivos recetados es más un negocio de auge o caída que puede generar ganancias mayores pero inconsistentes. Nunca se sabe cuándo podría llegar una pandemia y la creación de una vacuna novedosa ocupará el primer lugar en su lista de tareas pendientes.

La historia es la misma en GE y Toshiba: la atención médica es un negocio diferente a la construcción de motores a reacción. La energía renovable es diferente a los chips de memoria. Las empresas evolucionan y las empresas son cíclicas. Hubo un tiempo en el que los líderes de GE, J&J y Toshiba pensaban que perseguir la escala era la mejor forma de recompensar a los accionistas. Sus antecedentes de éxito en el siglo XX demuestran que probablemente tenían razón. Ahora, los tres piensan que adelgazar es la solución.

También vale la pena señalar que las tres empresas se están separando después de una historia reciente tumultuosa. GE estuvo a punto de hundirse durante la crisis financiera, cuando su unidad GE Capital jugó un papel clave en la desestabilización del mercado. J&J enfrenta decenas de miles de demandas relacionadas con afirmaciones de que su talco para bebés causó cáncer. Esta semana, de hecho, los abogados de la empresa recurrieron a una estratagema conocida como Texas Two Step en un intento por frenar el litigio. De alguna manera, Toshiba todavía está tratando de recuperarse de un escándalo contable masivo en 2015.

Publicidad

Esos problemas no son la razón por la que estas empresas se están separando. Pero sirven como ejemplos de cómo la vida de un conglomerado puede complicarse.

Tanto GE como Toshiba tuvieron un poco de ayuda para llegar a este punto. Trian Fund Management, una firma activista dirigida por Nelson Peltz, ha sido defensora durante mucho tiempo de la disolución de GE, y aplaudió públicamente la medida de la semana pasada. Un grupo de activistas liderados por Effissimo Capital Management también ha estado presionando para que se realicen cambios en Toshiba, incluyendo llamados para que se vuelvan privadas. Toshiba entabló conversaciones a principios de este año para venderse a CVC Capital Partners, pero ahora parece estar siguiendo un camino diferente.

El objetivo de seguir este camino es complacer a los inversores públicos. Sin embargo, los primeros resultados no fueron demasiado prometedores. Las acciones de Toshiba cerraron con una caída de más del 1% el viernes. Las acciones de GE subieron más del 6% cuando se anunció por primera vez su división, pero cayeron en las horas y los días siguientes, al cierre de la semana pasada. Solo J&J vio un pequeño aumento, con sus acciones subiendo alrededor del 1% el viernes.

Estos movimientos, por supuesto, no están diseñados para el corto plazo. Las tres empresas tendrán mucho tiempo para convencer a los inversores de que la ruptura es el mejor curso de acción para los próximos años. ¿Y si no pueden? Bueno, el mercado de fusiones está bastante activo en estos días. Siempre podrán volver a estar juntos.

Publicidad
Publicidad