Todos los Derechos reservados © 2004 - 2022, Forbes Peru

Editor's pick

La mexicana Casai y la brasileña Nomah se fusionan para ser un Airbnb con ADN latino

La fusión de Casai y Nomah incluye un incremento de capital de parte de sus actuales inversionistas: Andreessen Horowitz, Loft y Monashees.

Publicado

on

La mexicana Casai y la brasileña Nomah se fusionan para ser un Airbnb con ADN latino
Nico Barawid (izquierda) liderará la operación como CEO y Thomaz Guz será presidente de la compañía fusionada. Fotos: Rogerio Pallatta

Expertos anticiparon que el invierno de las inversiones en startups llegaría con un periodo de fusiones y adquisiciones, y así ha ocurrido. Ahora tocó a la mexicana Casai y la brasileña Nomah –adquirida en 2020 por el unicornio brasilero Loft–.

El miércoles pasado Kushki adquirió a la plataforma mexicana de servicios financieros Billpocket, y a inicios de mes Yaydoo se fusionó con la estadounidense PayStand y alcanzó el estatus de unicornio.

Este jueves, Casai y Nomah anunciaron su acuerdo de fusión definitiva que incluye un aumento de capital de sus actuales inversionistas: Andreessen Horowitz, Loft y Monashees, cuyo monto no fue revelado por un acuerdo de confidencialidad, pero que “se utilizará para permitir la integración del negocio y expandir nuestro negocio a otras geografías en América Latina”, según comentaron ambas empresas a Forbes México.

Casai y Nomah se dedican a la renta de departamentos de lujo a corto plazo. Se asocian con propietarios de inmuebles para remodelarlos, acondicionarlos y ponerlos en renta, combinando la flexibilidad del alojamiento gestionado de forma digital y los estándares de hospitalidad de los hoteles tradicionales. Este modelo permite a propietarios de inmuebles ociosos deslindarse del proceso de arrendamiento y ceder esa tarea a Casai/Nomah.

No se pierda: Pomelo amplía su ronda de inversión en US$15 millones para consolidar sus operaciones en Perú, México y Colombia

Mercados de gigantes

De acuerdo con Casai y Nomah, el mercado de rentas a corto plazo en América Latina es de US$ 60.000 millones, con una creciente demanda en el estilo de vida de ‘trabaja desde cualquier lugar’ –detonado por la pandemia– lo que redunda en más extranjeros buscando alojamientos de corto o mediano plazo. Con la fusión la nueva compañía gestionará de 3.000 departamentos en Brasil y México “para servir a una amplia gama de huéspedes corporativos y de placer”.

Publicidad

“Contamos con la más amplia gama de unidades en la industria de alquiler a corto plazo de América Latina, que van desde estudios urbanos hasta grandes apartamentos en destinos de ocio […] Nuestra estancia media es de 6 días, pero varía de 1 noche a varios meses. Nuestro objetivo es convertirnos en la mejor solución de hospitalidad para todos los huéspedes en las ciudades en las que operamos, sin importar sus necesidades o el motivo de su viaje”, indican en entrevista.

Ambas marcas (Casai y Nomah) coexistirán en el mercado en tanto se consolida en el proceso de integración. En la nueva empresa combinada, Nico Barawid liderará la operación como CEO y Thomaz Guz será responsable de la integración entre las dos empresas, la cultura, el talento de las personas, la estrategia, las relaciones públicas en Brasil y el equipo de Nomah durante la integración y fungirá como presidente de la empresa combinada.

Cuestionadas sobre versiones que apuntaban a que Casai se habría quedado sin efectivo y por ello tuvo que recurrir a negociar su fusión, ambas compañías indicaron a Forbes México: “siempre hemos contado con el apoyo de nuestros inversores y hemos estado explorando opciones para asegurar la sostenibilidad del negocio. El acuerdo de fusión nos prepara para lograrlo, con un sólido plan de negocios y capital para ejecutar nuestro plan”.

Fusión en tiempos turbulentos

La fusión de Casai y Nomah se da en medio de un contexto económico global turbulento, con nerviosismo en los mercados por la inflación y el temor de una recesión, que ha hecho que los fondos de capital de riesgo se contraigan y que, a diferencia de la liquidez de 2020 y 2021, éste año sean más selectivos con sus inversiones, lo que ha generado un inverno en el ecosistema de startups.

Preguntados al respecto, Casai y Nomah dijeron que “el entorno macroeconómico para todas las empresas emergentes se ha vuelto más desafiante en los últimos meses, y eso nos llevó a explorar diferentes alternativas para capturar nuestro potencial para crecer de manera sostenible y brindar la mejor experiencia a los huéspedes en Latinoamérica. Este acuerdo de fusión proporcionó una fuerte ventaja estratégica sobre un proceso tradicional de recaudación de fondos”.

Además: En el ‘invierno’, los inversionistas están buscando startups con fundadores que tengan mayor recorrido

Publicidad

“Cada startup se ha visto afectada por el entorno económico actual de una forma u otra. En nuestro caso, aceleró nuestro cambio a una mentalidad de sostenibilidad e impulsó a ambas compañías a buscar oportunidades para reinventarse mientras sostenían una alta ocupación (más del 80%). La prioridad siempre ha sido mantener nuestro alto desempeño y calidad de servicio, y este acuerdo de fusión es un paso en esa dirección”, añadieron.

Casai y Nomah admitieron que las conversaciones entre ambas venían de tiempo atrás. “Ambas compañías se conocen y se admiran desde hace años, por lo que las conversaciones sobre las fortalezas relativas han estado en curso durante un tiempo. En tecnología, ambas empresas han desarrollado productos complementarios, y en el sector inmobiliario, ambas empresas han dominado el sector del alquiler a corto plazo en distintas geografías”.

Ser el jugador más fuerte de la región

La nueva compañía fusionada tiene claro el camino: convertirse en el jugador de rentas a corto plazo más fuerte de Latinoamérica y consideran que la unión de fuerzas les permitirá escalar sus operaciones incluso para aterrizar en nuevas geografías. Una de las ventajas que ven en esta fusión es la combinación de la experiencia de Casai y el modelo asset light de Nomah, es decir, de expansión con poca inversión al estar basada en modelos de franquicia y no en propiedad.  

Además, refirieron que “ambas compañías han desarrollado productos que son complementarios y garantizarán que brindemos una mejor experiencia juntos”. “

“Por ejemplo, la herramienta de precios patentada de Casai que permite tarifas dinámicas según la demanda y el producto de validación de identidad patentado de Nomah para reforzar la seguridad. Más de 10 años de aprendizaje en la industria del alquiler a corto plazo están reunidos en la compañía fusionada”, puntualizaron.

Le puede interesar: Esta foodtech peruana de alimentación saludable llegó a Colombia y apunta a cerrar una ronda serie A en 2023

Publicidad

En el corto plazo, la nueva compañía se concentrará en integrar sus operaciones, carteras y equipos para construir una cultura interna sólida. “En este sentido, nos complace compartir que todos los empleados de la nueva empresa contarán con opciones sobre acciones. Queremos que se sientan dueños del negocio, con el objetivo de construir una empresa que transforme la forma en que las personas se quedan e invierten en el mercado inmobiliario”, añadieron.

“En 2023, buscaremos consolidar a la compañía combinada como el jugador más relevante en el negocio de alquiler a corto plazo en Latinoamérica, que es un mercado de US$ 60.000 millones. Estaremos buscando oportunidades para crecer de manera sostenible a largo plazo”, dijeron Casai y Nomah en su conversación con Forbes México.

Para más noticias de negocios siga a Forbes Perú desde Google News

Publicidad