Todos los Derechos reservados © 2004 - 2022, Forbes Peru

Editor's pick

Las salidas a bolsa más esperadas en 2023: Stripe y SpaceX encabezan la lista

El mercado de OPI tecnológicas de 2022 fue el peor de los últimos años. Estas son las startups unicornio y las más débiles que los inversores esperan que vuelvan a animar el mercado.

Publicado

on

Las OPI tecnológicas más esperadas en 2023: SpaceX y Stripe encabezan la lista
Foto: HAROLD M. LAMBERT/GETTY IMAGES

El año 2022 fue, en gran medida, una pérdida para la industria tecnológica en lo que respecta a las OPI, con pocas cotizaciones e incluso menos éxitos. A medida que los ojos se vuelven hacia 2023, los inversores y los expertos de la industria no esperan mucho más. Pero algunas empresas emblemáticas como Stripe SpaceX aún tienen la capacidad de cambiar esa narrativa.

Mire también: Este peruano creó una empresa de marcas de belleza con propósito que cotiza en Nasdaq y quiere conquistar el mundo

Una mirada retrospectiva a las OPI de 2022 no es reveladora. Menos de 80 empresas se hicieron públicas en los EE.UU. durante el año, un 88 % menos que en 2021, mientras que los ingresos cayeron un 95 %, según datos de Refinitiv. Ello llevó a Axios a llamarlo “el peor año para las OPI en EE.UU. desde 1990”.

En comparación, en 2021 se hizo pública una ola de nuevas empresas tecnológicas, incluido el intercambio de criptomonedas Coinbase, el fabricante de software DevOps GitLab, el fabricante de software para restaurantes Toast, la empresa de infraestructura de datos Confluent y el fabricante de aplicaciones de citas Bumble. Todas esas empresas, al igual que sus pares tecnológicos públicos durante el mismo período, ahora cotizan muy por debajo de donde cerraron durante sus primeros días de negociación.

La mirada de los especialistas

“El objetivo en 2021 era obtener liquidez, salir y aumentar sus acciones y su historia”, dijo Matt Cohen, un veterano de los mercados públicos de Wall Street convertido en capitalista de riesgo en Ripple Ventures, con sede en Toronto. “Ahora, creo que vamos a ver una pausa continua”.

Un líder de una empresa de riesgo con sede en el Área de la Bahía, que pidió permanecer en el anonimato para hablar libremente sobre el mercado y empresas específicas, estuvo de acuerdo. “Respecto a las OPIs, tendremos una especie de cancelación para el este año”, dijeron. “El próximo año se trata de estar cabeza abajo y ganar participación de mercado, y mirar hacia 2024 en busca de salidas”.

Publicidad

Aún así, algunos inversores creen, o al menos esperan, que el próximo otoño, o el cuarto trimestre de 2023, las OPI tecnológicas comiencen a fluir nuevamente. Con su ayuda, Forbes revisó el panorama actual de los unicornios para detectar quién podría ir en contra de la tendencia.

Los pioneros

Stripe

La empresa de pagos en línea valorada a principios de este año en US$95.000 millones suele ser la primera en salir de la lengua de los inversores como el tipo de “monstruo” que podría salir a bolsa en cualquier momento. Fundada en 2010 por los hermanos Patrick y John Collison, Stripe tiene los miles de millones en ingresos y los primeros empleados e inversores inquietos para que una oferta pública tenga sentido.

Al igual que otros en fintech, Stripe pasó la segunda mitad de 2022 en contracción, despidiendo a más de 1.000 empleados después de recortar su propia valoración interna en un 28%. Después de un auge pandémico en 2021, Stripe sufrió una desaceleración en el comercio electrónico en 2022. 

El cofundador de Stripe, John Collison.
El cofundador de Stripe, John Collison. Foto: Forbes Collection.

“Las buenas empresas no tienen por qué salir a bolsa”, señala Villi Itchev, director general de Two Sigma Ventures. “Pero no suscribo el tema de que las ventanas de OPI están cerradas. Lo que ocurre es que cambian las expectativas de valoración y cambia el apetito por el riesgo”.

SpaceX

Mientras que sus pares de mayor valor en tecnología recortaban sus valoraciones, SpaceX de Elon Musk continuó marchando. Según una fuente con conocimiento de la transacción, una oferta pública reciente informada por primera vez por Bloomberg fijará el precio de la empresa en US$143.000 millones, un 15% más que su última valoración.

La oferta, a través de la cual los empleados podrán volver a vender acciones a los inversores de SpaceX, se produce cuando la compañía superó recientemente un millón de suscriptores a su servicio de Internet Starlink basado en satélite, según la fuente. Lanzado hace solo dos años, y sin gastos de marketing detrás, Starlink cuadriplicó su base de usuarios en el último año.

SpaceX, de Elon Musk.
Foto: SpaceX

Tal crecimiento implicaría ingresos anuales de más de US$ 1.000 millones para SpaceX a partir de sus satélites de Internet en el futuro, sin contar su negocio de lanzamiento de cohetes completamente reservado. Pero dado que Musk adquirió Twitter recientemente y tomó el servicio de redes sociales como privado, no está claro si SpaceX tendrá prisa por abrir completamente sus libros, y estimaciones trimestrales, a los inversores del mercado público.

Databricks

El favorito de la nube Databricks, valorado en 2021 en US$38.000 millones, redujo su valoración interna en octubre a US$31.000 millones, según The Information. Pero el director ejecutivo, Ali Ghodsi, le dijo a Forbes en agosto que la compañía continuaría contratando en lugar de despedir gente después de pasar recientemente US$ 1.000 millones en ingresos anualizados. “No nos enfrentamos a las presiones que conlleva ser público”, dijo entonces el cofundador de Databricks. 

Publicidad

Más sobre la lupa

  • Airtable
  • Chime
  • Discord
  • Notion

La gran pregunta en torno a las empresas tecnológicas de alto vuelo en el rango de valoración de aproximadamente US$ 10.000 millones a US$ 20.000 millones: ¿Pueden sus ingresos respaldarlo? Los inversores señalan que, en el entorno actual, las empresas tecnológicas que cotizan en el mercado público tienen suerte si cotizan a múltiplos de 12 o 15 veces sus ingresos.

Para empresas como las de software de colaboración Airtable Notion, esto podría significar un recorte de las valoraciones de las últimas rondas de financiación anunciadas (US$11.700 millones para Airtable por unos ingresos anuales recurrentes de más de US$100 millones en 2021; US$10.000 millones para Notion en 2021 por unos ingresos anuales que, según estimaciones externas más recientes, rondarían ese hito).

Howie Liu de Jamel Toppin
El director ejecutivo de Airtable, Howie Liu. Foto: Jamel Toppin

Lo mismo podría aplicarse a otras empresas estrella de Silicon Valley que obtuvieron valoraciones agresivas en 2020 y 2021 y ahora se enfrentan a la presión de recortar costes y priorizar un crecimiento potencialmente más lento, pero más sostenible (una petición más difícil en áreas como fintech, donde opera Chime, o consumo, donde juega Discord).

De lo contrario, los inversores del mercado público podrían tener más apetito por comprar acciones de empresas como GitLab, que ha cotizado recientemente a unas 11 veces sus ventas actuales, o Twilio, que se enfrenta a más retos pero cotiza a solo el doble de sus ventas.

“Esa brecha tendrá que hacerse más estrecha”, dijo Cohen, el inversor.

Más sobre la mesa

  • Bolt
  • Instacart
  • Klarna
El director ejecutivo de Klarna, Sebastian Siemiatkowski, en 2019, en tiempos de mayor actividad.
El director ejecutivo de Klarna, Sebastian Siemiatkowski, en 2019, en tiempos de mayor actividad. Foto: DAVE BENETT/GETTY IMAGES FOR KLARNA

Un grupo de nuevas empresas de miles de millones de dólares que hablaron sobre planes de cotización pública pero que ahora enfrentan problemas importantes representan otro grupo, aunque relativamente poco probable, que podría volver a acercarse a la pista de salida a bolsa en 2023.

En el mercado actual, estas empresas redujeron sus valoraciones (la de Klarna cayó un 85 % en julio a US$6.700 millones) y han llevado a cabo despidos para tratar de enderezar sus naves. Queda por ver qué tan efectivamente podrían hacerlo, y qué haría el mercado con ellos. Pero un auge posterior a Stripe o SpaceX tal vez podría alentar a su liderazgo a intentarlo de nuevo.

Los jugadores oscuros

Private Equity

En el caso de que las grandes empresas pospongan sus planes de OPI para 2023, con la vista puesta en el año siguiente, una fuente de esperanza para la actividad tecnológica podría venir de una fuente sorprendente: las empresas de capital riesgo. Thoma Bravo, Vista Equity Partners, Warburg Pincus y otras estuvieron ocupadas en los últimos años, engullendo empresas tecnológicas privadas y públicas que, aunque carecían del crecimiento vertiginoso de otras de esta lista, demostraban una sólida situación financiera y potencial para convertirse en generadoras de beneficios constantes.

El CEO de Gainsight, Nick Mehta, aún puede tener la oportunidad de hacer pública su empresa, incluso después de su venta de capital privado.
El CEO de Gainsight, Nick Mehta, aún puede tener la oportunidad de hacer pública su empresa, incluso después de su venta de capital privado. Foto: TIMOTHY ARCHIBALD/THE FORBES COLLECTION

Empresas como Apttus, Imperva, Gainsight, Pipedrive y Pluralsight salieron de la bolsa en 2021 o en los años anteriores. En caso de que sus trabajos de limpieza hayan progresado significativamente, es posible que sus propietarios busquen escindirlas más adelante en 2023, de forma similar a Mobileye o Qualtrics, una empresa de software que SAP adquirió en 2018 y sacó a bolsa en enero de 2021.

Es posible que estas empresas tampoco tengan prisa por ser las primeras en salir por la puerta. En una entrevista con AdExchanger el mes pasado, Dave Clark, CEO del negocio de tecnología publicitaria TripleLift, propiedad de Vista, echó un poco de agua fría: “Tenemos mucha suerte de ser una empresa privada y de contar con el respaldo de Vista. Probablemente no pensemos en [una OPI] hasta dentro de unos años”.

Publicidad

*Con información de Forbes US. 

Descarga la última edición de la revista de Forbes Perú forma gratuita en este link.

Para más noticias de negocios siga a Forbes Perú desde Google News

Publicidad