Todos los Derechos reservados © 2004 - 2022, Forbes Peru

Forbes Life

Este hotel de alta gama en Río de Janeiro busca conquistar a los turistas latinoamericanos

Sheraton Grand Rio Hotel & Resort, uno de los hoteles más emblemáticos de Río de Janeiro, destaca por su cercanía a los principales balnearios de la ciudad brasileña y por su robusta oferta gastronómica.

Publicado

on

Este hotel de alta gama en Río de Janeiro busca conquistar a los turistas latinoamericanos
Sheraton Grand Rio Hotel & Resort. Foto: Grupo Marriott.

Visitar Río de Janeiro siempre es una experiencia gratificante. Es una urbe que combina playas emblemáticas, como Leblon, Ipanema y Copacabana, con potentes espacios y atracciones turísticas. Una ciudad que, además, traspira cultura y posee una oferta gastronómica de clase mundial.

Revisa también: Estas son las veinte mejores aerolíneas del mundo

Como pasó con todas las grandes ciudades turísticas, la pandemia afectó el flujo de visitantes a Río de Janeiro, lo que fue sentido, principalmente, por los hoteles. Sin embargo, con la crisis sanitaria controlada en buena parte de los países de América Latina y del mundo, la llegada de huéspedes se ha recuperado de manera considerable. Esa es la sensación que se percibe hoy en el Sheraton Grand Rio Hotel & Resort, uno de los hoteles de alta gama más lujosos de la ciudad brasileña.

El Sheraton Grand Rio Hotel & Resort se ubica en el barrio de Leblon. Foto: Grupo Marriott.

Potencia carioca

El Sheraton Grand Rio Hotel, ubicado en el barrio de Leblon, destaca por diferentes virtudes. Sin duda, la principal, es su privilegiada ubicación. Es el único hotel de alta gama en Río de Janeiro que tiene acceso directo a una playa: Prainha do Vidigal. Esto es sumamente valorado por los huéspedes, especialmente por quienes visitan el recinto con sus familias o con niños, ya que no tienen que caminar fuera de la propiedad o tomar un taxi para disfrutar de una de las playas más cálidas y tranquilas de Río.

A eso se suma que el hotel se encuentra a pocos minutos a pie de la conocida playa de Leblon y a unos 50 minutos caminando (o quince en auto dependiendo del tráfico) de Ipanema. Si se toma en cuenta, además, que sus 538 habitaciones (de las cuales 61 son suites) tienen vista al mar, la experiencia es redonda.

Te puede interesar: Países del foro APEC impulsarán el turismo inclusivo para la recuperación pospandemia

El otro músculo de este hospedaje, que tiene casi 50 años operando, es la gastronomía. Cuenta con cuatro restaurantes para todos los gustos. Destacan particularmente dos. Uno es Casarão, cuya especialidad son las carnes y tiene un buffet de ensaladas bastante variado. También está L’Etoile, cuya propuesta gira en torno a la cocina francesa y está posicionado como uno de los restaurantes más exclusivos de Río de Janeiro. Con una vista privilegiada y panorámica del océano atlántico, este segundo lugar resalta debido a que su menú es desarrollado por el popular chef argentino Jean-Paul Bondoux.

L’Etoile es uno de los cuatro restaurantes que tiene el Sheraton Grand Rio Hotel. Foto: Grupo Marriott.

Turismo y entretenimiento

Al estar tan cerca del corazón de Río de Janeiro, Sheraton Grand Rio Hotel es una ventana para conocer los principales atractivos turísticos de una de las ciudades más cosmopolitas de Brasil y Sudamérica.

El hospedaje está a alrededor de 30 minutos o menos (dependiendo del tráfico y la hora) de lugares representativos como el Cristo del Corcovado y el icónico peñasco de Pan de Azúcar (Pão de Açúcar). Ambos no solo son espacios dignos de postales, sino también muy buenos puntos para acceder a una vista panorámica de Río de Janeiro.

Publicidad

Además: Conoce a este chef peruano que hoy triunfa en la escena gourmet europea

Su inigualable cercanía al mar, además, permite a cualquier huésped rentar una bicicleta y recorrer la cinta costera de Río. ¿Y qué pasa si uno no desea salir del hotel? Además de contar con el acceso a Prainha do Vidigal, el Sheraton Grand Rio Hotel posee dos piscinas, tres canchas de tenis, un gimnasio y un spa.

La dinámica del hotel no es ajena a la reactivación económica que está experimentado la región. Aunque buena parte de sus huéspedes proviene de Estados Unidos y Europa, el hotel ya experimenta una importante afluencia de turistas brasileños y de otros países latinoamericanos. Sin duda, una alternativa para más de un viajero latinoamericano que desee visitar Río y, al mismo tiempo, disfrutar de grandes comodidades.

Descargue nuestra revista de forma gratuita aquí.

Publicidad