Todos los Derechos reservados © 2004 - 2022, Forbes Peru

Forbes Women

El reto de las microfinanzas en el Perú en pandemia, según Rosanna Ramos-Velita

La interoperabilidad de las billeteras digitales es aún un problema por resolver para que avancen entre la población más informal y vulnerable, señala la presidenta del directorio de Caja Los Andes.

Publicado

on

Rossana Ramos Velita
Foto: Caja Los Andes

En el 2006, Muhammad Yunus ganó el Nobel de la Paz por fundar Grameen Bank, compañía que da pequeños préstamos a personas vulnerables, e hizo famoso el rol de las microfinanzas en el mundo. Pero mucho antes de ello, la peruana Rosanna Ramos-Velita —cuando se desempeñaba como CFO senior en Citigroup en Nueva York— veía con gran fascinación el modelo implementado por el economista bangladeshí. 

Natural de Ica, la ingeniera electrónica se tituló en la Universidad de North Dakota, hizo un MBA en la Universidad de Wharton y tuvo una próspera carrera en la banca de inversión por más de 12 años. Conocer de cerca el trabajo de Yunus marcaría el fin de esa etapa para apostar por el Perú y buscar implementar una solución de inclusión financiera.

Así, en el 2010, Ramos-Velita junto a socios inversionistas compraron Caja Los Andes, una caja rural basada en Puno que atiende a las zonas menos incluidas y más pobres del Perú. 

“Compramos la caja cuando tenía cuatro agencias, y una cartera de cerca de S/50 millones en créditos y [un monto] de depósitos igual”, señala la ingeniera, quien preside desde Nueva York la junta directiva de la institución desde su adquisición. 

Casi 10 años después, cuentan con 100 agencias en 18 departamentos del Perú y 160 mil clientes entre micro créditos y depósitos, los cuales evidentemente se vieron golpeados por la pandemia. La entidad, no obstante, asegura que ya pasó por todo el impacto negativo de la COVID-19, tras una estrategia prudente el año pasado que incluyó mantener a toda su fuerza laboral (la más grande del rubro). 

“[Hicimos] un importante aumento de capital pocos meses antes de la pandemia, y decidimos tener un manejo muy prudente de nuestra liquidez, patrimonio y cartera durante [la crisis sanitaria]. Básicamente, no reprogramamos los créditos a largo plazo. Hicimos todo nuestro esfuerzo para visitar a todos nuestros clientes y buscar soluciones en el corto plazo. Entonces, ya esa pérdida evidente de lo que ha sido la COVID-19 y el impacto de nuestros clientes los hemos asumido el año pasado”, declara Ramos-Velita a Forbes Perú. 

Publicidad

Esto dista de lo que viene sucediendo en las edpymes, las cajas municipales y rurales. La jefa de la Superintendencia de Banca, Seguros y AFP (SBS), Socorro Heysen, relató a inicios de septiembre que, precisamente, en estas instituciones, más del 7% de créditos no registra pagos en los últimos meses. Estas, además, cuentan con más del 20% de la cartera reprogramada por la pandemia. 

Y si bien las restricciones sanitarias a inicios del año golpearon fuertemente a Caja Los Andes, a partir de mayo han comenzado a crecer con vigor.

Ya estamos cerca de un 90% de niveles prepandemia [a nivel de colocaciones]. Obviamente, perdimos cartera, pero ya estamos a un 98% de todos los clientes precovid. Es casi una cartera nueva la que tenemos ahora. Y se ve de buena calidad. Eso nos da un muy buen augurio para el próximo año. Hemos terminado esta crisis con un ratio de capital solvente de más de 14% y una liquidez del 38%, que es bastante holgado considerando que muchas otras entidades no están en esa situación”, comenta la ejecutiva. 

Mira también: Tras su ‘boom’ por la pandemia, ¿cómo avanza el empleo freelance en Perú?

Soluciones digitales

Luego que la pandemia causó un retroceso de 10 años en los niveles de pobreza del país y un incremento de empleos informales, las billeteras digitales son una oportunidad para bancarizar a más peruanos, comenta Ramos-Velita. Por ello mismo, el año pasado, Caja Los Andes inyectó capital a la billetera móvil BIM, la cual no requiere contar con una cuenta bancaria en ninguna institución. 

El avance de esta tecnología, sin embargo, todavía se ve limitado por la fragmentación con la que trabaja el sistema financiero, lamenta. Entre las billeteras digitales más usadas (Plin, Yape y Bim), la interoperabilidad es todavía un asunto por resolverse

Publicidad

“No hemos avanzado tanto como esperábamos, porque los bancos han creado sus propias plataformas y no nos hablamos entre nosotros. No estamos conectados y creo que esos temas de no incluirnos limitan lo que podemos hacer empresas que estamos en la base de la pirámide, donde además tenemos que trabajar con el cliente y nuestro propio equipo para que se sientan más cómodos utilizando servicios digitales de pago”, recalca.

Evidentemente, el uso del efectivo predomina en las preferencias de los clientes rurales; sin embargo, es una tendencia que, confía, se irá desvaneciendo con el tiempo. 

“Creo que necesitamos todos entender y apoyar de que esto (las billeteras digitales) es una solución para formalizar a los microempresarios, para darles acceso e información, para reducir el costo operacional de ellos y el nuestro (de las cajas rurales) para llegar a las zonas más alejadas del Perú con una solución financiera”, agrega. 

“No podemos todavía pensar que vamos a bancarizar abriendo agencias físicas, con bóvedas, y un guachimán armado, que es altamente caro”, comenta. 

Siempre atentos a las compras

Las entidades microfinancieras son el canal idóneo para llevar soluciones a la base de la pirámide, por lo que Ramos-Velita considera que la etapa pospandemia requerirá más trabajo y traerá también más oportunidades para las firmas con solidez patrimonial y una cartera saludable. 

“Seguro van a haber oportunidades, porque hay algunas entidades que no van a poder sostener las pérdidas de la COVID-19 o de aportar capital para seguir creciendo. Creo que se viene un natural proceso de consolidación, lo cual siempre es saludable en una industria muy fragmentada”, señala la experta, quien además es la única presidenta del directorio de una entidad financiera en el país. 

Publicidad

En este momento, añade, Caja Los Andes, apunta a consolidar su posición, sin descartar la compra de otra entidad del sector que les permita expandirse. Hace unos años, adquirieron la edpyme Solidaridad. 

“Veremos en qué situación están las otras entidades. Siempre estamos viendo posibilidades de adquisiciones”, indica.  

Siga todas las noticias de negocios en Forbes Perú.

Publicidad