Todos los Derechos reservados © 2004 - 2022, Forbes Peru

Negocios

Mudango sueña con digitalizar las mudanzas en toda Latinoamérica

En dos clicks, la startup chilena coordina todos los aspectos de una mudanza: traslado, papeleo y bodegaje. Prepara su aterrizaje en Brasil y apunta a Lima (Perú), Guayaquil y Quito (Ecuador).

Publicado

on

Mudango
Foto: Rodolfo Jara, Forbes Chile.

Finalizaron el 2020 con 8 mil mudanzas entre Chile, Colombia y México, y este 2021 esperan cerrar con más de 20 mil en los mercados donde operan. Para el 2022, el desafío de la startup Mudango es grande: proyectan lograr más de 50 mil cambios de domicilio a través de su página, Mudango.com.

El principal salto lo darán al llegar a Sao Paulo, una de las ciudades más grandes de Latinoamérica. Así, con su aterrizaje en Brasil, la startup fundada en 2017 por tres chilenos, sueña con digitalizar la experiencia de las mudanzas en toda la región, sumando también Lima (Perú), Guayaquil y Quito (Ecuador), hasta llegar a más de 35 ciudades al 2024.

Roberto Picón (CEO) y Andrés Ossa (CTO), ambos ingenieros de la Pontificia Universidad Católica de Chile (PUC) que venían del sector financiero -Picón, desde Bansud Capital y Ossa, desde Credicorp- estaban constantemente buscando oportunidades en industrias que estuviesen poco digitalizadas. Años después conocieron a Ignacio Navarrete, abogado de la PUC y actor de la New York University (NYU), quien se había cambiado 17 veces de hogar, en tres países distintos de Latinoamérica.

“Nos contó que la experiencia del cambio de casa era complemente de lápiz y papel, un desastre en coordinación y tiempo. Y cuando empezamos a hacer doble click, llegamos a un estudio que dice que la gente aún cataloga la mudanza como una de las tres cosas más estresantes que puede tener en la vida. Ahí nos dimos cuenta que había mucho espacio por arreglar”, cuenta Picón en entrevista con Forbes.

Mira también: Turbodega levanta US$3 millones para crecer en Perú y expandirse en México

En 2016 postularon a Startup Chile -aceleradora pública de empresas emergentes- pero no quedaron seleccionados. Y acudieron a Imagine Lab.

“Las cosas se dan por algo y uno siempre le saca lo positivo a los cierre de puertas y obstáculos que aparecen en el mundo del emprendimiento. Al inicio siempre es harto “No”. Estamos agradecidos de que eso haya pasado, porque se armó un tremendo ecosistema en Imagine Lab, han salido startups muy buenas y competitivas”, dice.

Publicidad

¿Mudanza en línea?

Mudango es una combinación de algoritmos y bots inteligentes que permiten que el usuario logre cotizar y preparar su mudanza, según la cantidad y el tamaño de las cosas a movilizar. Aquello permite unir a un cliente con las mejores empresas de fletes de cada ciudad, al precio que necesitan.

La startup cuenta con la ayuda de 100 empresas logísticas en Chile, 70 en Colombia y 50 en México, mercado al que aterrizaron este año.

“Estamos reinventando la experiencia del cambio del hogar. Usamos mucha tecnología para realmente digitalizar y transformar la mudanza, permitiendo que los usuarios puedan cotizar en línea, entregar un precio y reservar para coordinar. Todo es 100% online”. 

“Somos fieles creedores de que la tecnología es por lejos el mejor aliado para mejorar el bienestar de la sociedad”.ROBERTO PICÓN, CEO Y CO-FUNDADOR DE MUDANGO

Al adentrarse en el mercado de las mudanzas, Picón cuenta que “uno de los problemas que nos dimos cuenta que había en la industria era la poca transparencia en los precios. Cuando la gente se tenía que cambiar de casa no sabía cuánto era el precio promedio, ni qué empresa era buena y confiable”.

El rol de Sofía, el bot inteligente de Mudango, es transparentar un precio en base a variables claras y definidas, independiente del día de la mudanza y el lugar. 

En promedio, según el tamaño de la mudanza, el servicio Mudango cuesta entre $200.000 (US$252) a $250.000 (US$315) más IVA. 

Publicidad

“Las variables que consideramos para poner precio tienen que ver, mayoritariamente, con la cantidad de cosas que se van a trasladar. Compone el 70% del cálculo de precio de Sofía. El resto tiene que ver con variables adicionales con, por ejemplo, si el departamento tiene ascensor y cabe todo por ahí, si hay estacionamiento y/o ciertos elementos que necesiten protección adicional”, agrega el CEO.  

Lee también: Empresas en Chile y Perú logran mayor madurez digital que en Colombia

Las mudanzas tienen un día fuerte los sábados, lunes y viernes. Y los que menos demanda tienen son los domingos y a mediado de semana. No obstante, el precio no varía. Siempre dependerá del tamaño del servicio.

En tiempos de pandemia, pese a la incertidumbre, Picón dice que la emergencia sanitaria terminó siendo un viento de cola muy importante. “El negocio se digitalizó y como la gente no podía salir de la casa para cotizar tradicionalmente una mudanza, se animaron a ir a Google. De hecho, la palabra mudanza, entre pre y post pandemia, duplicó su búsqueda”, agrega.

A la fecha, el perfil del usuario Mudango es de 25 a 40 años, que principalmente se cambian a un nuevo lugar por más espacio.

De Chile a Latinoamérica

El levantamiento de una ronda semilla de US$ 1.4 millones en marzo pasado para llegar a México, también dio paso para abrir una nueva área de negocio ligada totalmente al cambio de domicilio: el bodegaje.

Publicidad

“Partimos haciendo mudanzas y a medida que avanzabamos nos dimos cuenta que la gente nos pedía más cosas, como el bodegaje”. Hicieron alianza con una startup llamada Más Espacio, de Sebastián Miranda, que consistía en el retiro a domicilio de muebles y/o artículos de hogar para llevarlas a bodegajes industriales. El usuario recibía un inventario digital y, si quería una de vuelta, podía tenerlo sólo con un par de clicks.

“Como el negocio estuvo muy bien, después de un año pensamos que podía crecer mucho más, y adquirimos Más Espacio, creando Mudango Bodegas, donde Sebastián Miranda, su creador, actúa como CEO.

“La tecnología, cuando es lo suficientemente robusta y funciona bien, es súper escalable. Parte de nuestra misión es llevarla a las principales ciudades de Latinoamérica”

Para abrir Brasil, la startup planea levantar una ronda de Serie A, la que aún no tiene fecha, pero que sí será necesaria para conquistar el mercado brasileño.

“Es un hito para nosotros porque es la ciudad más grande de Latinoamérica, muy cercana a Ciudad de México. Brasil, como mercado, representa la mitad de Latinoamérica, entonces para cualquier empresa de tecnología que opera a nivel regional, la mitad de su empresa será Brasil”.

Allí, su bot, al igual que Sofía (Chile), Sara (Colombia) y María (México), tendrá nombre de mujer. Y será Laura.

Mapear el impacto

En línea con la creación de un negocio que mitigue su impacto medioambiental, Mudango ha comenzado un detallado análisis de sostenibilidad.

Publicidad

Entre las medidas a corto plazos que esperan lograr está la opción de mudanzas compartidas, cuando son en distintas ciudades. “El cliente puede compartir el camión generándole un ahorro de dinero, pero al mismo tiempo genera menos contaminación al compartir los viajes. Estamos muy enfocados actualmente en cuantificar y mostrar para que se sepa que hay un impacto sustentable al elegir Mudango”. 

También están a poco de concretar dos alianzas, que tienen que ver la reutilización de cajas plásticas para desistir del cartón, y con el retiro de artículos del hogar que se puedan reutilizar, vender o reciclar, para que no lleguen a la basura.

Y a largo plazo, su objetivo es ayudar a sus empresas asociadas para adquirir flotas eléctricas.

“Mientras más familias ayudamos, más frutos también le podemos dar a nuestras empresas asociadas, como financiar vehículos eléctricos”, dice Picón.

Siga todas las noticias de economía y negocios en Forbes Perú.

Publicidad
Publicidad