Todos los Derechos reservados © 2004 - 2022, Forbes Peru

Negocios

Esta empresa chilena quiere acelerar la expansión del parque vehicular eléctrico en Perú

Voltera nació en 2019 para ‘masificar’ los vehículos eléctricos en la región. Hoy esta firma tiene alianzas de fabricación con empresas chinas como Zhejiang Geely Holding Group. En 2023, proyecta cuadruplicar sus ventas en Chile y en Perú, donde nombraron a Dina de la Piedra, con 35 años de trayectoria en la industria automotriz global, como su country manager.

Publicado

on

Voltera prevé cuadruplicar sus colocaciones de vehículos eléctricos en Perú y Chile en 2023
Blas Barros, José María Hurtado y Andrés Vergara fundaron Voltera en 2019. Foto: Voltera

Cuando decidieron crear Voltera 2019, los chilenos Blas Barros, José María Hurtado y Andrés Vergara tenían un objetivo claro: democratizar y masificar la electromovilidad en Latinoamérica. Querían entender qué tipo de vehículos eléctricos estaría dispuesto a comprar el mercado regional y a cuánto. Además, querían comprender qué tipo de necesidades estás máquinas silenciosas permitirían solucionar.

“Vimos que los vehículos [eléctricos] que estaban promoviéndose eran muy caros. Fuimos a buscar vehículos que fueran más accesibles y adecuados al tipo de uso que se le da acá [en Latinoamérica] para vehículos comerciales y de pasajeros, que eran muy distintos a los que estaban de moda”, dice Barros a Forbes Perú.

Los tres empresarios –con trayectoria en el sector eléctrico, emprendedor e informático, respectivamente– viajaron a Europa a ver modelos y, luego, a China, donde cayeron en la cuenta de que el desarrollo de la electromovilidad allí era “apabullante”. Así empezó la historia de Voltera, empresa que comercializa vehículos eléctricos, cargadores y soluciones de telemetría.

“Decidimos traer tecnología china, pues los chinos son líderes [en electromovilidad]. Por el volumen de producción y del mercado interno, China permitía que los vehículos fueran más económicos que de otros orígenes”, comenta Barros.

Otro diferencial que los inclinó hacia la producción china fue la velocidad en que permitía recuperar la inversión: según Barros, un auto eléctrico chino se paga en la mitad de la distancia recorrida en comparación con uno europeo.

De ese momento hasta ahora, Voltera se ha mantenido firme en su objetivo. Logró levantar dos rondas de inversión (Barros prefirió no revelar los montos de cada una), que convirtieron en accionistas de su negocio a Ultraterra (del holding logístico Ultramar del grupo económico Von Appen) y Nueva Moncury Energy (empresa especializada en proyectos de energía renovable).

Publicidad

Lea también: Electromovilidad en el Perú: ¿Qué tanto se ha desarrollado y que retos tiene que superar para volverse masiva?

Además, han sellado alianzas con los fabricantes chinos ZNA (del grupo Dongfeng) y Maple y Farizon (del Zhejiang Geely Holding Group). ZNA los provee de un 4×2 y una van de hasta 11 pasajeros. Por su lado, Maple les proporciona vehículos particulares livianos (en Perú, comercializan un modelo sedan y otro vehículo multipropósito). Finalmente, Farizon los provee de vehículos comerciales ligeros y autobuses. Además, Voltera es represente oficial de la firma de cargadores IO Charger.

Normalizar los eléctricos

Hasta ahora Voltera está enfocada en el segmento B2B (empresas, gobiernos locales, flotas de taxi, etc.) y suele renovar su flota en promedio cada cinco años, detalla la firma.

¿Y el consumidor final? Consultado al respecto, Barros dice que, eventualmente, evalúan instalar showrooms en Chile y Perú para atender al segmento retail de manera directa (hoy atienden a las empresas desde sus oficinas o en locales donde guardan los modelos para realizar demostraciones).

Alcanzar este target (el B2C) implica resolver el reto del ‘respaldo’, comprenden en la compañía. “Para el retail, el peruano requiere visualizar un respaldo. Están acostumbrados a tener empresas muy grandes, con talleres muy grandes y llenos [de clientes]. Es una transición que debemos lograr con el cliente retail”, señala Dina De la Piedra, country manager de la Voltera en Perú.

Voltera prevé cuadruplicar sus colocaciones de vehículos eléctricos en Perú y Chile en 2023
Dina de la Piedra, country manager de Voltera en Perú. Foto: Voltera

A la fecha, en Perú han comenzado a vender el modelo Maple 30X, un SUV 100% eléctrico, con una autonomía (capacidad de circulación con una batería completa) de 305 kilómetros. Este año, la empresa proyecta vender hasta 100 unidades de este vehículo en este mercado e introducir dos modelos más.

En tanto, en Chile, la empresa prevé cerrar el año con entre 300 y 400 unidades colocadas, dijo Barros. “Eso va a ser el 25 % de las ventas del año en Chile. Ya somos un actor bien relevante [en este mercado] y estamos apuntando a [lograr] eso en Perú. El éxito, en buena parte, se debe a que hemos escogido vehículos para el mercado latinoamericano, de un costo más accesible”, enfatiza el empresario.

Publicidad

Cabe destacar que, en el país vecino, los vehículos eléctricos están exentos del pago del ‘impuesto verde’ a las unidades nuevas, un tributo que apunta a reducir las emisiones de dióxido de carbono. Esta puede que sea una de las razones por las que el tamaño del mercado es mayor que en Perú. Según un reporte de la Asociación Nacional Automotriz de Chile, de enero a noviembre de 2022 se vendieron 1.166 unidades de vehículos eléctricos livianos y medianos, más del doble del año pasado (471).

En 2023, Barros proyecta que Voltera cuadruplicará las ventas conjuntas en Perú y Chile. “Pensamos que entre Perú y Chile [se venderían] más de 2.000 unidades”, asegura y precisa que dicho alcance les permitirá facturar alrededor de US$ 70 millones ese año.

“Vamos a ser un jugador importante [en el mercado peruano]. Apuntamos a que una de cada tres unidades 100 % eléctricas sea [vendida] a través de Voltera”. Dina de la piedra, country manager de voltera en perú

¿Cómo lo lograrán? Además de enfocarse en el segmento B2B (en Perú ven potencial en el sector minero, de taxis y logístico comercial), la empresa busca posicionarse también como un proveedor de soluciones de carga de electricidad para vehículos a través de energía renovable (solar), un servicio que hoy ofrece en Chile.

Voltera también busca consolidarse como un proveedor relevante de soluciones de telemetría (medición del uso de los vehículos y de la eficiencia en la conducción). Sobre los cargadores, Barros puntualiza que manejan un doble estándar: el chino y el europeo. El ejecutivo estima que ese doble estándar se volverá la norma para la industria automotriz eléctrica en la región en el futuro.

“Hay empresas del sector automotriz que están intentado o intentan traer un modelo 100% eléctrico o híbrido para ver cómo responde el mercado. Esa es una estrategia que promete un desarrollo muy lento”, acota De la Piedra. De hecho, la ejecutiva espera que, con su modelo, Voltera venda uno de cada tres vehículos eléctricos que se comercialicen en el mercado peruano en 2023.

Le puede interesar: Uber encenderá los motores de sus primeros taxis eléctricos en Perú

Publicidad

Con 35 años de experiencia en el sector automotriz, De la Piedra reconoce los obstáculos y las oportunidades. Aunque no existen incentivos tributarios locales como en otros mercados que promuevan la consolidación de la electromovilidad aún, los costos operativos de la tecnología (US$10 para 305 km) podrían naturalmente contribuir a su despliegue en el país.

Una vez que se incremente la venta de vehículos eléctricos, las empresas distribuidoras de energía –que son las encargadas de vender electricidad en el país– tendrían razones para instalar puntos de carga y masificar la presencia de estos. Justamente, hoy existen cuatro en centros comerciales gratuitos, anota De la Piedra. “Actualmente, la pregunta no es ‘¿Renovamos [la flota] con combustión?’. El futuro es 100% eléctrico”, afirma con optimismo.

Para más noticias de negocios siga a Forbes Perú desde Google News

Publicidad