Todos los Derechos reservados © 2004 - 2022, Forbes Peru

Capital Humano

¿Cómo celebran las empresas las fiestas de Navidad y fin de año este 2021?

El 55% de empresas retomarían estas celebraciones este año, según Marsh Perú. La virtualidad todavía marca la pauta de los eventos corporativos, aunque las celebraciones híbridas fuera de las ciudades con concursos y juegos también cobran fuerza.

Publicado

on

Cómo celebran las empresas las fiestas de Navidad y fin de año en pandemia
Foto: Getty Images

La pandemia cambió varios hábitos y procesos en las empresas. Las celebraciones corporativas no fueron la excepción. Las cenas en restaurantes y fiestas en los centros de convenciones, muy tradicionales para festejar Navidad y fin de año en las entidades privadas, han sido, en muchos casos, desplazadas por un presentador delante de una pantalla verde y una transmisión virtual.

Es una realidad que, casi dos años después de iniciada la pandemia, las organizaciones abrazan los eventos virtuales e híbridos para motivar e integrar más a sus trabajadores, según indicaron especialistas a Forbes.

Con miras a mantener viva la cultura de las organizaciones, este nuevo tipo de fiestas son una oportunidad para celebrar la resiliencia de los equipos, reconocer los pasos que se han dado hacia la recuperación de la empresa y construir consensos y visiones en común del futuro de la organización, señala Elsa Del Castillo, profesora principal del Departamento Académico de Administración de la Universidad del Pacífico.

“Con seguridad, las modalidades híbridas ya se están viendo. Hay empresas que están reuniendo a grupos pequeños en espacios abiertos y generan algún tipo de dinámica, pero también hay otras [compañías] que siguen haciéndolo virtualmente. Algunas envían las copas para celebrar en casa y todos levantan la copa en un brindis [por ejemplo]”, comenta la catedrática. 

Foto: Getty Images

De hecho, según un estudio elaborado por Marsh Perú, el 55% de las empresas encuestadas se muestran dispuestas a retomar los eventos de cierre de año con su equipo de trabajo. De este grupo, casi un 80% llevará a cabo celebraciones de manera virtual.

Experiencias híbridas: más que un ‘zoom’

Si bien las celebraciones virtuales tienen como protagonistas a las pantallas de las computadoras, lo que aparezca dentro de los monitores marcará la diferencia en el engagement de la audiencia. Es decir, el contenido y la dinámica del evento son vitales para mantener la atención de los trabajadores durante la celebración.

En el caso de los eventos híbridos, estos implican que parte de la experiencia sea virtual y otra parte presencial. Estos destacan por el mayor involucramiento y participación de los trabajadores, comenta Koki Moran, gerente general de KMJK, productora de eventos con más de 10 años en el mercado que, tras la pandemia, han migrado a una agencia digital. 

Publicidad

Para estas fiestas de Navidad y Año Nuevo, Moran reporta que las empresas que apuestan por eventos virtuales optan, principalmente, por los servicios de streaming y chroma key (pantalla verde), los cuales pueden llegar a convocar hasta 1.000 personas y son más económicos que los eventos presenciales.

En el caso de los eventos híbridos, el ejecutivo indica que, en su experiencia, las organizaciones apuestan hoy por realizar reuniones fuera de las ciudades con una cantidad limitada de colaboradores, las cuales son transmitidas de manera digital y en simultáneo al resto de los trabajadores que las verán desde sus hogares

“Esto tiene un guión y suelen hacerse concursos. Si el presupuesto de la empresa lo permite, se hace con un animador conocido de TV, sino con un animador bueno pero no conocido. Se interactúan en concursos de canta y gana, bingo, bailetón, memoria, trivias, y otros”, describe.

Foto: Getty Images

Otras opciones solicitadas en estas fechas son los eventos con entorno 360°, que cuentan con interacción y comunicación por voz con avatars en un mundo virtual, así como las plataformas de streaming con el layout de la empresa. 

“En promedio, [esta clase de eventos puede costar entre] S/7.000 a S/10.000 en la primera opción, que es la que más usan. Los de avatar, [los precios] son algo más altos, de S/15.000 a S/50.000. [En estos casos,] mientras más gente en simultáneo esté conectada, más caro es. Y en lo que son eventos con vistas 3D, se maneja de S/15.000 a S/30.000, dependiendo de la simultaneidad y la cantidad de vistas”, detalla Moran.

En esa línea, Ricardo Giusti, director de las productoras Abruja Entertainment y Abriendo Juego, considera que los eventos virtuales —que representaron el 80% de los pedidos a su empresa este año— e híbridos llegaron para quedarse y convivirán con los eventos presenciales corporativos. 

Mira también: Mercer: 1 de cada 10 empresas en Perú evalúa dolarizar las compensaciones en 2022

Publicidad

Respecto a la demanda de eventos virtuales, híbridos y presenciales para estas fechas, Giusti precisó que esta ha aumentado en un 50% frente al año pasado, pero esto aún los coloca bastante por detrás de los requerimientos prepandemia: apenas representan el 40% de los eventos que realizaban en el 2019.

Pero este año, han empezado a solicitar eventos presenciales para fin de año, lo que marca un paulatino retorno a la situación prepandémica”, agrega.

Beneficios con un giro

Las formas de agasajo para los colaboradores no solo han cambiado en los eventos. Mientras algunas empresas todavía prefieren regalar canastas de alimentos (el 89% de empresas mantiene este beneficio según la encuesta de Marsh), cada vez más firmas apuestan por regalar experiencias, simplificando la logística de los envíos tradicionales. 

El Perú ha sido un mercado donde el concepto de regalar experiencias no estaba desarrollado, reconoce Chanel Serpa, country manager en Perú de Bigbox, empresa que ofrece opciones para que las compañías brinden a sus equipos la posibilidad de elegir sus propio regalos, como una salida a comer, un día de spa, una escapada de fin de semana, entre otros. 

La pandemia, sin embargo, le permitió a Big Box acelerar su crecimiento en el canal corporativo, llegando a elevar la facturación anual en 110% y a expandir su cartera de clientes en este rubro en 50% (cifra que se elevaría al cierre del año). Precisamente, las celebraciones de Navidad y fin de año, que engloban noviembre y diciembre, representan el 60% de sus ventas anuales. 

“El ticket promedio de regalo en el canal corporativo es de S/180. Sin embargo, tenemos clientes con requerimientos muy variados; desde tickets bajos, [de] S/50, hasta altos, [de] S/10.000. El presupuesto normalmente depende del volumen de la acción, perfil de agasajado y campaña”, refiere Serpa.

Publicidad

Siga todas las noticias de negocios en Forbes Perú

Publicidad