Todos los Derechos reservados © 2004 - 2022, Forbes Peru

Forbes Life

Esto son los aviones más rápidos del mundo

Cada uno de los aviones alcanzan una velocidad por arriba de los 3,000 km/h. Por ello, son considerados los más rápidos del mundo.

Publicado

on

aviones más rápidos

Transportarse en aviones es toda una travesía que requirió de innovación tecnológica. Hoy no concebimos muchos viajes donde el recorrido nos llevaría días, semanas o, incluso, meses que en la actualidad podemos hacer en unas horas.

De acuerdo con Latam Airlines, entre las aeronaves comerciales, las más rápidas son el A33Neo, de Airbus, con una velocidad máxima de 1,061 kilómetros por hora, y el B788 de Boeing, que alcanza los increíbles 1,051 km/h. Todo esto, por supuesto, en condiciones de vuelo específicas e ideales.

Sin embargo, existen aviones que son aún más rápidos, aunque no con fines comerciales.

¡Descubra! La primera moto voladora del mundo ya está en fase de pruebas

North American X-15

Considerado uno de los aviones más rápidos del mundo, fue capaz de alcanzar los 7,200 km/h. Contaba con una longitud de 15 metros y rompió varias marcas de velocidad y altitud a comienzos de 1960. Aunque para lograr dicha velocidad era necesario que lo subieran a una altitud de 14,000 metros antes de soltarlo para que comenzara el vuelo

Su potencia era tanta que, incluso, los pilotos que volaron el North American X-15 recibieron el título de astronautas por parte de la Fuerza Aérea y dos más obtuvieron las alas de astronauta de la NASA.

Publicidad

El X-15 fue diseñado para ser transportado bajo el ala de un B-52 Stratofertress, con fuselaje alargado y cilíndrico, aletas en forma de cuña dorsales y centrales.

El primer vuelo fue una prueba sin propulsión realizada el 8 de junio de 1959 y se fabricaron en total tres aviones que realizaron 199 vuelos de prueba, el último en octubre de 1968.

Lockheed YF-12

Este fue desarrollado por la compañía estadounidense Lockheed para la Fuerza Aérea de Estados Unidos como un prototipo de avión interceptor, derivado del Lockheed A-12 de la CIA, el SR-71 Blackbird.

En total se construyeron tres prototipos y los vuelos de prueba comenzaron en 1963, alcanzando una velocidad máxima de 3,661 kilómetros por hora. Esto lo convirtió en uno de los aviones más rápidos de Estados Unidos y del mundo.

Su longitud era de 30.97 metros, con una altura de 5.64 y peso vacío de 27,604 kilogramos. Para alcanzar su velocidad debía subir a 24,400 metros de altura.

Lockheed SR-71

Es uno de los más rápidos del mundo. Fue fabricado por la estadounidense Lockheed y voló desde el 22 de diciembre de 1964 hasta 1998. Alcanzó los 3,540 km/h, lo que representa tres veces la velocidad del sonido y supera la velocidad de una bala.

Publicidad

El también conocido como Blackbird fue un avión de reconocimiento estratégico de largo alcance y fue creado como un avión que eludiera los radares. Medía 32.7 metros de longitud, 16.9 metros de envergadura y tenía de altura 5.6 metros. Pesaba 30,600 kilos.

Bell X-2 Starbuster

A diferencia de los otros aviones, el Bell X-2 Starbuster estaba impulsado por un cohete. Su construcción fue con el objetivo de investigar la aerodinámica de aviones.

Desarrollado y ensamblado por el fabricante estadounidense Bell Aircraft en la década de 1950, estaba construido en acero inoxidable, aleación de cuproníquel, impulsado con un motor de cohete y solo se crearon dos prototipos.

Estos aviones estuvieron en pruebas no más de un año, entre 1955 y 1956, alcanzando la velocidad máxima de 3,370 kilómetros por hora. Fueron retirados debido a un accidente que le cobró la vida a un piloto.

Mikoyan-Gurevich MiG-25 Foxbat

Este es considerado el avión más rápido desarrollado por la Unión Soviética, diseñado y producido por la oficina Mikoyan-Gurevich, con una velocidad continua de 3,200 kilómetros por hora, aunque podía alcanzar los 3,600 kilómetros por hora.

Se trata de un avión de reconocimiento e interceptor que voló por primera vez en 1964 y entró en servicio en 1970 para fortalecer la capacidad soviética y responder así a la amenaza que representaba Estados Unidos con sus aviones bombarderos supersónicos.

Publicidad

Su producción culminó en 1984 tras fabricar 1,186 y fue un símbolo de la Guerra Fría.

Lea también: La NASA está a punto de inaugurar la nueva era de los aviones supersónicos

Descargue nuestra revista de forma gratuita aquí

Publicidad