Todos los Derechos reservados © 2004 - 2022, Forbes Peru

Red Forbes

No-code: una ruta para ser más ágiles

De acuerdo con la especialista Ana María Martínez, con las herramientas no-code es posible crear productos o procesos digitales sin tener que programar. La cofounder de Kaudal explica que estas permiten que las personas que no tienen un perfil tecnológico puedan crear software en poco tiempo y a bajo costo.

Publicado

on

No-code: una ruta para ser más ágiles
Foto: Pexels.

Si no sabes qué son las herramientas no-code, no te preocupes. Según una encuesta de Formstack, 82% de la población no está familiarizada con el término. Sin embargo, organizaciones como Google, Microsoft, Gartner y el PMI ya las consideran la base de la próxima revolución digital. ¿La razón? Estas herramientas democratizan la creación de software. 

Hoy, solo el 1% de la fuerza laboral del mundo sabe programar. Eso es menos de 30 millones de personas haciendo los productos y procesos digitales que todo el mundo necesita. Por esa razón es tan difícil para las empresas conseguir suficientes programadores. Y los pocos que encuentran, están rebasados de ofertas de trabajo y de requerimientos en cada trabajo que toman. De hecho, según una encuesta de Zdnet, 72% de los equipos de TI tienen un backlog imposible de cumplir. 

Lee también: Cerrar la brecha de talento digital: una victoria para el país

Obviamente, parte de la solución es formar y contratar más programadores. Sin embargo, eso nunca será suficiente. Para el 2030 se proyecta que habrá 45 millones de programadores en el mundo (1.5% de la fuerza laboral) y es absurdo que el presente y futuro digital de nuestras empresas y economías dependa tanto de tan pocas personas. 

Por esta situación han surgido las no-code tools. Son herramientas que, utilizando una interfaz visual, nos permiten crear webs, apps o automatizaciones sin tener que programar. Para hacerlo más tangible, crear una aplicación con no-code es muy parecido a crear diapositivas en powerpoint. Como son tan sencillas de aprender y usar, Google predice que más de 2000 millones de personas (60% de la fuerza laboral global) podrán convertirse en creadores digitales usando herramientas no-code. Microsoft también indica que crear software con no-code es 74% más económico que con programación regular, lo cual evidencia que la programación regular solo debería usarse en los productos y procesos verdaderamente complejos. 

Baja adopción del no-code en América Latina

¿Por qué pocas personas usan herramientas no-code en América Latina? La primera razón es la falta de conocimiento sobre ellas. La mayoría del contenido sobre no-code disponible en internet está en inglés y las ya más de 2000 herramientas no-code disponibles en el mundo se han enfocado en crecer de forma acelerada en las economías más grandes del mundo. De hecho, el mercado de no-code, crece 30% año tras año.

Publicidad

La segunda razón es el enfoque aún limitado de muchas empresas sobre sus necesidades de digitalización. Trabajando con cientos de empresas, hemos visto que suelen estar muy enfocadas en la instalación y desarrollo de los sistemas centrales de la empresa (liderados por TI) y de las apps para usuarios externos (lideradas por un centro de innovación). Esto está lejos de cubrir el 100% de sus necesidades de digitalización. En todas las empresas con las que interactuamos, la mayoría de los colaboradores están rodeados de procesos manuales o en papel, y de ideas detenidas porque TI o el centro de innovación no las pueden desarrollar. Cuando las empresas empiezan a preocuparse por cómo cubrir más necesidades de digitalización del negocio, las herramientas no-code aparecen como una gran opción, pues empoderan a las personas en compras, logística, finanzas, ventas, mercadeo y otras áreas para que digitalicen las ineficiencias que ven en su trabajo o desarrollen las ideas que tienen.

Revisa también: La comunidad latinoamericana reclama su espacio en Hollywood

La tercera razón es una adopción aislada de las herramientas no-code en las empresas. Por ejemplo, PowerBi de Microsoft está empezando a ganar fuerzas en varias empresas. En ese caso, algunas personas o equipos la usan para crear dashboards a su gusto, que se conectan a distintas fuentes de datos (o el equivalente de Google que es DataStudio). Sin embargo, hay muchas más herramientas no-code que se pueden adoptar para cubrir más necesidades de digitalización de las empresas, como automatización de procesos, automatización de flujos de información o creación de mínimos productos viables para validar ideas. También ha sucedido en algunas empresas el llamado “Shadow IT”, que se presenta cuando pocos colaboradores deciden por su cuenta adoptar herramientas no-code para ser más ágiles y autónomos sin notificarlo a TI. Esto genera riesgos e ineficiencias en el uso de la data y los sistemas de la empresa, Además, nadie externo al equipo proactivo en adoptar no-code se beneficia de lo que hacen y aprenden. 

Una adopción eficiente y segura

Para la adopción de estas herramientas es importante, primero, considerar a este proceso como un pilar estratégico de la transformación digital. Adoptar no-code debe ser una decisión de negocio, impulsada por los líderes, con responsables claros, que tienen acciones concretas que se monitorean continuamente. En base a nuestra experiencia, las empresas más avanzadas suelen tener una persona 100% dedicada a la adopción y gestión de no-code en la organización. La otra posibilidad, más factible para empezar, es tener una dupla Talento/Sistemas que dedica parte de su tiempo a impulsar este proceso. Hemos visto que funciona muy bien cuando alguien de desarrollo organizacional toma la batuta de empoderar a las personas para que aprendan a usar no-code en su trabajo y alguien de TI (sistemas) o transformación digital se encarga de gestionar y definir qué herramientas no-code y datasets usan y cómo se escalan las mejores soluciones digitales creadas con no-code.  

Otro factor fundamental es empezar por las necesidades de las y los colaboradores. No conviene partir por las herramientas, dándole, por ejemplo, un entrenamiento genérico de Power BI a toda la organización. Se debe partir por recibir o escuchar las necesidades e ideas que tienen las personas en su trabajo. Por encuestas que hemos hecho a cientos de personas en Perú y Chile con el apoyo de Data-Lab, sabemos que más del 80% de las personas en áreas tradicionales del negocio necesitan automatizar procesos que hacen de forma manual o en papel, automatizar la generación de reportes de datos, automatizar flujos de información o crear apps sencillas para validar propuestas de valor (internas o externas). Cada una de estas necesidades es mejor abordarlas con una herramienta no-code distinta y puede hacerse dentro del stack tecnológico que usa la empresa. 

También lee: Conoce a las 16 startups latinoamericanas que se mostraron en el Demo Day de Y Combinator S22

Publicidad

Por ejemplo, en el stack de Microsoft, Power BI se usa para automatizar reportes, Power Automate para automatizar procesos, Sharepoint para mejorar el flujo de información y Power Apps para crear apps. No todas las personas necesitan lo mismo y no conviene pagar accesos iguales para todas y todos. Dentro del stack de Google y de otros proveedores confiables también existen otras herramientas no-code que incluso ofrecen planes gratuitos y son muy fáciles de adoptar (por ejemplo, Airtable para manejo y visualizaciones de datos, Zapier para automatizar y conectar procesos, Coda para hacer flujos de información o Glide para hacer apps). También es clave comenzar con un grupo de personas más proactivas, que, por ejemplo, ya hayan levantado necesidades o ideas a TI o transformación digital y que, al presentarles la opción de hacerlas ellas y ellos mismos con no-code, puedan animarse a hacerlo. Estas personas pueden luego mostrar las soluciones digitales que han hecho con no-code a la organización para que sirvan de ejemplo y se rompa la falsa creencia de que las personas sin perfil tecnológico no pueden crear productos y procesos digitales. 

Finalmente, es clave medir bien las eficiencias que traen al negocio las soluciones digitales hechas con no-code por la organización. Normalmente estas digitalizaciones les ahorran tiempo a las personas que antes invertían en procesos tediosos. También muchas veces al automatizar procesos se previenen errores y se evitan costos y la satisfacción laboral de las personas aumenta, pues pueden dedicar su tiempo a actividades menos operativas y más creativas o estratégicas. Todo esto, si se mide bien, hace de la adopción de no-code un caso atractivo de negocio. Las herramientas no-code traen eficiencias, no solo porque es más rápido y más barato desarrollar con ellas. Las eficiencias significativas surgen cuando con no-code se digitalizan ineficiencias en distintas áreas del negocio y se empodera a múltiples personas de la organización bajo un proceso estratégico bien gestionado.

Sobre la autora:

Ana María Martínez es cofundadora de Kaudal y partner en Laboratoria.

Las opiniones expresadas son solo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de Forbes Perú.

Para más noticias de negocios siga a Forbes Perú desde Google News

Publicidad
Publicidad
Publicidad