Todos los Derechos reservados © 2004 - 2022, Forbes Peru

Economía y Finanzas

Análisis | ¿Recesión económica mundial en 2023? Se prenden las alarmas

La alta inflación, las decisiones de política monetaria y la guerra entre Ucrania y Rusia muestran un oscuro panorama para la economía mundial en 2023.

Publicado

on

Análisis | ¿Recesión económica mundial en 2023? Se prenden las alarmas
Foto: Pexels

Cuando el presidente del Banco Mundial, David Malpass, habló por primera vez sobre los riesgos de una posible recesión mundial en 2023, sus proyecciones parecían difíciles de creer. Para ese momento, los bancos centrales empezaban a subir las tasas de interés y el panorama mostraba una desaceleración natural, pero sin mayores impactos en las economías en desarrollo.

Mire también: FMI redujo su estimado de crecimiento para América Latina en 2023: proyección para Perú cayó de 3% a 2,3%

Lo que parecía un escenario lejano meses después entró a la discusión de los analistas y los organismos multilaterales. Uno de los primeros que volvió a tocar el tema fue el presidente ejecutivo de JPMorgan Chase & Co, Jamie Dimon, quien en un canal de televisión en Estados Unidos reiteró que la economía mundial sí podría entrar en recesión a mediados del próximo año.

Según explicó Dimon, la inflación “galopante”, las aceleradas subidas de tasas, la guerra entre Rusia y Ucrania y los efectos desconocidos de las políticas de la Reserva Federal (FED) mostraban indicadores de que la economía entraría en cuidados intensivos en 2023, pese a que no sería al mismo ritmo registrado en 2020.

“Lo peor está por llegar”

Las alarmas se encendieron y esta semana el Fondo Monetario Internacional (FMI) sentenció lo que ya estaba en boca de los economistas: “lo peor está por llegar” y el exceso de un ajuste monetario corre el riesgo de hundir a la economía global en una recesión.

Mire también: Bernanke, Nobel de Economía, cree que volverán a bajar las tasas de interés

Publicidad

De acuerdo con el FMI, el mundo atraviesa una serie de problemas turbulentos, que dependerá de la calibración adecuada de la política monetaria, el curso del conflicto entre Ucrania y Rusia y la posibilidad de que no se vuelvan a presentar golpes del lado de la oferta, como sucedió tras la pandemia.

La directora gerente del Fondo Monetario Internacional (FMI), Kristalina Georgieva, advirtió esta semana que hay riesgos de recesión | EFE/Gian Ehrenzeller/Archivo

Con los vientos en contra y a poco menos de tres meses de culminar el 2022, el Fondo Monetario Internacional proyecta que al cierre de este año la economía mundial crecería un 3,2%, mientras que en 2023 se reduciría a 2,7% en total. Calcula, incluso, que aproximadamente una tercera parte de la economía mundial afrontará dos trimestres consecutivos de crecimiento negativo, lo que implicaría de tajo una recesión.

Pierre-Olivier Gourinchas, consejero económico y director del departamento de estudio del FMI, detalla que los choques de este año reabrirán las heridas económicas que solo se curaron parcialmente después de la pandemia. “En resumen, lo peor está por llegar y, para muchos, 2023 se sentirá como una recesión”.

Política monetaria restrictiva

El Banco Mundial explica que los bancos centrales de todo el mundo siguen subiendo las tasas con un “grado de sincronización no visto en las últimas cinco décadas”, una tendencia que, destacan, probablemente continuará hasta el primer trimestre del próximo año. No obstante, aclaran que quizás estas decisiones de política monetaria no serán suficientes para reducir la inflación, por lo que se verán efectos importantes tanto en las grandes economías como en los países de desarrollo.

Lea también: Los estadounidenses Bernanke, Diamond y Dybvig reciben el Nobel de Economía

“Como consecuencia de una política monetaria restrictiva tanto en países desarrollados como en países emergentes, las demanda de buena parte de los países del mundo se va a ver afectada con el fin de controlar la inflación”, reitera a Forbes Munir Jalil, economista jefe para la región Andina de BTG Pactual.  “En este escenario existe la posibilidad de una reducción en la demanda de tal magnitud que muchos países entren en procesos recesivos”.

Aunque por ahora este no es el escenario base, según Munir, es un panorama oscuro que ha venido tomando fuerza recientemente por las presiones inflacionarias que se siguen registrando, impactando a los hogares pobres y más vulnerables (en las economías emergentes).

Publicidad

El FMI explica que las economías desarrolladas crecerían 2,4% este año y 1,1% el siguiente. Para el caso de Estados Unidos, el crecimiento del PIB se expandiría solo 1,6% en 2022 y 1% en 2023, mientras que para la eurozona llegaría a un crecimiento de tan solo 0,5% en 2023.

Maria Camila Orbegozo, directora de análisis sectorial y sostenibilidad de Corficolombiana, detalla que se vislumbra un contexto externo desafiante: “En la medida en que las presiones inflacionarias en las principales economías globales han derivado en incrementos de tasas de interés de los bancos centrales y en un proceso acelerado de normalización monetaria”.

También: FMI cree que el precio de la vivienda puede caer hasta un 25 % en los próximos tres años

“Además del contexto de menor crecimiento global, y de nuestros principales socios comerciales en particular, prevemos que en 2023 tendremos una moderación del consumo privado, por los altos precios y tasas de interés, y menores niveles de inversión privada”, comenta Orbegozo.

Estas son las proyecciones económicas del FMI sobre los países de América Latina este 2022

  1. Colombia: 7,6%
  2. Venezuela: 6%
  3. Uruguay: 5,3%
  4. Argentina: 4%
  5. Bolivia: 3,8%
  6. Ecuador: 2,9%
  7. Brasil: 2,8%
  8. Perú: 2,7%
  9. Chile: 2%
  10. Paraguay: 0,2%
Proyecciones de crecimiento del Fondo Monetario Internacional para 2022 y 2023.

Para más noticias de negocios siga a Forbes Perú desde Google News

Publicidad