Todos los Derechos reservados © 2004 - 2022, Forbes Peru

Forbes Women

Cómo una influencer cubana cambió su vida con las redes sociales

Jennifer Chacón, también conocida como ‘La Putarka’, se impone en TikTok e Instagram con videos de humor.

Publicado

on

Jennifer 'la Putarka' Chacón, influenciadora cubana. Foto: Archivo particular.

Una de las maravillas de las redes sociales es que ha sacado a la luz a personas talentosas, valiosas en varios sentidos, que quizá no hubieran sido tomadas en cuenta por los medios de comunicación tradicionales. Muchas veces son jóvenes, creativos, con nulos antecedentes artísticos o comunicacionales.

Este es el caso de la cubana Jennifer Chacón, quien, a partir de enero de 2021, le ha dado un vuelco total a su vida luego de convertirse en una sensación en la red social de videos breves Tik Tok. Allí su nombre de batalla es La Putarka y ha llegado a sumar miles de seguidores.

“Decidí dedicarme a las redes para mejorar mis ingresos económicos y no me puedo quejar”, asegura. “No me considero influencer sino creadora de contenido”, manifiesta, desde su hogar en la localidad de Seabring, al norte de Florida. 

La Putarka da una de las claves de su éxito: en los videos trata de contar historias en las que la gente se vea reflejada. Pese a su juventud, Jennifer ha hecho un recorrido vital potente. Nació en La Habana, Cuba, y a los 14 años de edad se mudó a España, donde vivió durante una década.

Vea también: Edutubers peruanos: así se proyectan en el 2021

En 2010 aterrizó en Miami. En la Ciudad del Sol fue empleada de seguridad en bancos y en el aeropuerto; también fue costurera y recolectó muebles para venderlos en un mercado de Homestead, Florida. Jennifer le debe mucho a La Putarka, desde entonces.

Publicidad
Jennifer ‘la Putarka’ Chacón, influenciadora cubana. Foto: Archivo particular.

“A muchos mi nombre les suena atrevido, pero luego ven que mi contenido es sano, cómico”, cuenta la joven, divertida. La Putarka es un juego de palabras que alude a las matriarcas de los gitanos y al término “putarka”, que significa “dar patadas”. 

Con 370.000 seguidores en Tiktok y más de 45.000 en Instagram, la cubana reafirma su presencia en redes sociales con una comunidad activa y que a diario disfruta de sus contenidos cargados de humor. La singular Jennifer está determinada a trabajar fuerte “para no volver a estar en las sombras”. Al contrario, quiere más luz: convertirse en actriz, como lo soñó desde niña, como Sandra Bullock, una de sus artistas más admiradas.

Siga todas las noticias de economía y negocios en Forbes Perú.

Publicidad