Todos los Derechos reservados © 2004 - 2022, Forbes Peru

Mujeres Poderosas Perú 2022

Foro Mujeres Poderosas 2022 | Sofía Carrillo: “La pobreza sigue teniendo color y género”

La periodista y activista afroperuana, Sofía Carrillo Zegarra, cerró el Foro Mujeres Poderosas 2022 de Forbes Perú, celebrado el miércoles pasado en Lima. La comunicadora compartió con los invitados al evento su historia de vida y algunas ideas para que las organizaciones internalicen una mirada cada vez más inclusiva.

Publicado

on

Sofía Carrillo: "Cuando una sabe lo que puede hacer, lo que quiere en la vida, es cuando alza la voz"
Foto: Karen Candiotti / Forbes.

Hacer una carrera en el Perú. Ese fue el tema del último panel del Foro Mujeres Poderosas 2022 que Forbes celebró el pasado 21 de septiembre en Lima. En este bloque, se entrevistó a Sofía Carrillo Zegarra, periodista, activista afroperuana, defensora de los derechos humanos y conductora de programas de radio y televisión en Instituto Nacional de Radio y Televisión del Perú (IRTP).

La comunicadora compartió con los invitados al evento su historia de vida y motivaciones para ‘alzar la voz’ por el reconocimiento de los derechos de su pueblo y otras minorías en nuestro país. Ella, quien fue la primera mujer peruana que relató un partido de fútbol, contó en primera persona los logros en materia de interseccionalidad y puso sobre la mesa algunas ideas para que las organizaciones (empresariales) internalicen una mirada cada vez más inclusiva.

A continuación, pueden leer la entrevista que concedió Carrillo durante el evento.

¿Qué fue lo que te dio fuerza para abrazar esta lucha?

Puedo compartir algunas experiencias. Si bien es cierto que el racismo impacta mi vida, no es la situación que va a bloquear mis sueños. Eso es algo que siempre tuve presente. Este impacto del racismo se da en todo lo no que he recibido y seguiré recibiendo a lo largo de mi vida. Todos aquellos insultos en las calles, burlándose de mi apariencia, de mi fenotipo, de mi cabello y color. Todas esas personas que me animalizaron me ridiculizaron en espacios públicos y privados. Por ese profesor de primaria que para hablar de monos y esclavos me señalaba, aquella persona que me escupió, diciéndome negra cuando estaba caminando por la calle. Eso es cierto cuando a una le pasan este tipo de cosas. Así, hay dos opciones. Las tibiezas no sirven: o te caes o tomas ese dolor. O, como decía la gran Victoria Santa Cruz, “el obstáculo se convierte en tu fuerza”. Decidí que [ese dolor] se convierta en mi fuerza para promover el cambio en esta sociedad no solamente en mi beneficio, sino de todas y de todos, del pueblo afroperuano, pero también de la sociedad en general.

Foto: Karen Candiotti / Forbes Staff

En una charla TED, dijiste “la pobreza tiene color”. ¿Qué hace falta para romper con esa trampa de pobreza?

Dije la pobreza tiene color basándome en evidencia. El último censo, de 2017, registró que 16 de cada 100 personas que se autoidentifican blancas y mestizas están en una situación de empobrecimiento, a diferencia de los 30 de cada 100 cuando hablamos de afroperuanos, o de los 40 de cada 100 cuando hablamos de indígenas amazónicos. Entonces, en ese punto es importante decir la pobreza sigue teniendo color y sigue teniendo género. Para que esto cambie es importante (…) que las brechas sean reducidas, mejorar la calidad educativa y el acceso a la educación.

Lamentablemente, sabemos que hay grandes diferencias entre la educación privada y pública en nuestro país. Entonces, eso también puede convertirse en un determinante para desarrollarte a lo largo de tu vida.

A nivel universitario, en la educación superior, también hay brechas y eso es algo que debe cambiar.  El 22% de personas que se autoidentifican blancas y mestizas cursan estudios superiores, ya sean técnicos o universitarios. Pero si hablamos de afrodescedienes, estamos hablando de un 11%. Si hablamos de indígenas amazónicos, estamos hablando de mucho menos.

Publicidad

Lea también: Foro Mujeres Poderosas 2022 | ¿Por qué seguimos hablando de brechas de género en Perú?

Entonces, ¿cómo podemos hacer para asegurar el ingreso y el acceso a una educación de calidad y, a su vez, permitir que haya condiciones para acceder a un empleo donde las posibilidades de crecimiento estén claras? En este foro, estamos hablando de mujeres –y me parece importante decirlo–, pero también debemos ser conscientes que la categoría mujer no es única. Nosotras somos diversas étnicamente, sexualmente, socioeconómicamente.

Entonces, si bien es cierto, hay algunos avances en paridad que son indiscutibles, es importante que las mujeres también grafiquen la diversidad en los distintos espacios, en los distintos estratos, en los distintos puestos.

Si nosotros logramos eso, si ustedes que están a cargo del empresas e instituciones privadas pueden fomentar esta cultura del cambio, vamos a lograr realmente disminuir las brechas y vamos a apuntar a la eliminación de las desigualdades. Entonces, me parece importante y básico, [implementar] educación de calidad y antiracista, porque hay que hablar de racismo también en los espacios privados y en los espacios públicos y, además, reitero, reconocer que nuestra diversidad está presente. 

¿Cómo lograr que la interseccionalidad se integre al ADN de las organizaciones?

Me parece importante que las políticas con enfoque de inclusión que se están manifestando hacia fuera estén claramente establecidas también hacia dentro. Es decir, yo no voy a ser más inclusiva porque coloco en mi foto de publicidad a la blanca, a la negra y a la indígena. Eso no es diversidad necesariamente.

Necesitamos cambiar mentalidades, necesitamos trabajar en interno, explorar cuáles son las necesidades, cuáles son los sueños de la gente con la que trabajamos, desde las mujeres con las que se trabaja. Es muy importante hacerlo y, realmente podemos apostar a cambios, si nosotros reconocemos que, por ejemplo, la representación es importante. Hablaron en el anterior panel como muchas veces en la publicidad se coloca a hombres. Ese ha sido nuestro referente único lo largo de toda nuestra vida. Imagínense, por ejemplo, que nunca haya sido representado positivamente.

Publicidad

¿Cuál es la construcción que tienes de ti? La autoestima de la cual tanto se habla, el empoderamiento, que es tan necesario y tan importante, no se construye de la nada.  Se construye también con los mensajes que recibimos en nuestros entornos privados, en nuestras familias, en el colegio, con los amigos. Yo puedo tener mucha convicción y mucha autoestima. Pero si los mensajes son reiterados, va a ser mucho más difícil poder desarrollar mi pensar que otro mundo es posible y que algo distinto es posible para mí.

Si yo me hubiera creído los mensajes que recibí a lo largo de mi vida, me hubiera quedado con el personaje Trivilín de ‘Trampolín a la fama’ en la televisión, Me hubiera quedado con la historieta de Memín, el niño negro tonto, que leí de mis durante esta etapa de mi vida, o con el personaje del ‘Negro Mama’, pensando que todos los afrodescendientes son muy delincuentes. Entonces, es necesario que la representación positiva esté tanto en cuestiones de género como en cuestiones étnico-raciales.

Por eso, también como comunicadora y periodista, el mensaje que trato de dar en los distintos espacios es que esto ocurra, que esto suceda, porque, finalmente, creo que todas las personas tenemos derecho a ser felices y a ser representados de manera positiva. 

Sofía, justamente, eres conocida también porque has sido la primera periodista mujer que relató un partido de fútbol.  ¿Cuál fue la consecuencia de este hito en el periodismo y, en general, en la sociedad peruana?

Yo me inicié en el periodismo deportivo no porque necesariamente lo elegí así. A lo largo de mi vida, he tenido que esforzarme mucho, como muchas de ustedes, como muchas mujeres en el país, pero cuando [la vida] es adversa a nivel socioeconómico, esto es un poco más complicado.

Yo estudiaba periodismo y, antes de los 20 años, terminé la carrera. Estudié becada en una universidad particular durante nueve ciclos, porque en el primer ciclo no te becaban porque recién estabas ingresando, sino hubiera apostado a la beca. Porque también sabía que era la única manera de estudiar en el lugar que yo quería: la Universidad Jaime Bausate y Meza.

Entonces, estaba becada por rendimiento académico y yo ingresé y empecé a buscar prácticas. Decía “estoy en primer puesto, me van a dar la práctica”. Iba a los medios de comunicación y ni siquiera me recibían en el currículo. Estoy hablando de hace cerca de 20 años. No lo recibían. Yo iba a los canales, iba con mi currículum, la recepcionista, que parece que era el primer filtro, me decía que ya se había acabado el tiempo. Me pasó en un canal en específico –donde luego fui y di varias entrevistas en este canal– que llego otra chica, otra mujer, con lo que en ese momento era la ‘buena presencia’. Le recibieron el currículum. A mí me dolió mucho.

Publicidad

Pero seguí buscando prácticas y la puerta que se me abrió fue deportes. Porque era más fácil de entender que una persona afrodescendiente hablara de deportes. Entonces, como yo quería ser la mejor de que se ámbito, me puse hasta estudiar para entrenadora de fútbol. Imagínese. Nunca quise ser entrenadora, pero me puse a estudiar.

Le puede interesar: Así fue el primer Foro Mujeres Poderosas 2022 de Forbes Perú

Y me atreví a narrar fútbol. Micky Rospigliosi fue quien me dio la oportunidad y formamos un plantel de mujeres para narrar fútbol femenino y luego me dijo: “Tú vas a narrar también fútbol de hombres”. Narré segunda división y también narré fútbol profesional.

He visto que en televisión han aparecido otras compañeras, otras periodistas narrando fútbol y a mí me llenó de mucha alegría, porque no es fácil [soportar] la risa, las burlas. Te minimizan. Pero también debo reconocer que hay gente que te apoya, por eso menciono a Micky Rospigliosi. Y hay hombres que también me apoyaron, que fueron parte del equipo y del plantel periodístico que me dio la oportunidad de narrar fútbol y decir en este momento, con mucho orgullo, que fui la primera narradora de fútbol profesional en este país.

Siendo optimistas, ¿cuáles han sido los logros en esta lucha que tú has asumido, que has abrazado?

Yo soy optimista. Mucha gente cree que cuando una es activista está siempre molesta con el mundo. A mí me acusan de acomplejada, de que no tengo autoestima. Al contrario, cuando una sabe lo que es, cuando una sabe lo que puede hacer, lo que quiere en la vida, es cuando alzas la voz, cuando ya no callas, cuando ya le dices ‘basta al machismo, a la misoginia, a la discriminación y al machismo’. Yo soy optimista porque siempre me digo: si mis abuelas, abuelos que no llegaron ni a terminar la primaria, no fueron jamás a la universidad, pudieron, resistieron, también fueron felices, ¿por qué yo no?

Además: Así fue el primer Foro Mujeres Poderosas 2022 de Forbes Perú

Publicidad

Yo soy la primera generación en mi familia extendida que va a la universidad y la primera que termina una carrera. No hubiera sido posible sin el esfuerzo de mis abuelos, de mi madre, mi padre. Entonces, eso me hace a mí mirar [la vida] como optimismo. 

Hablar en estos momentos con ustedes, ya es todo un logro y quizás, en mis sueños de niña, me imaginaba siempre hablando, pero no pensaba que fuera a ser de manera tan recurrente. Además, como se darán cuenta yo hablo mucho. Entonces, a mí me das un micro y hablo mucho. (risas)

Pero yo miro con optimismo, ¿por qué? Porque en estos momentos estamos hablando, por ejemplo, del racismo, discriminación, cuestionando el machismo y la misoginia. En estos momentos tenemos en el país una Dirección de Políticas Para Población Afroperuana en el Ministerio de Cultura, tenemos un Día de la Cultura Afroperuana (4 de junio), el Día Nacional de la Mujer Afroperuana (25 de julio).

Dirán: ¿por qué tantos días y momentos? Porque nos lo merecemos, porque es nuestro derecho, porque históricamente hemos estado invisibilizadas. No hemos existido para este país y, en realidad, para el mundo. Por eso necesitamos hablar de nuestras historias con orgullo para que no le digan más a una niña o a un niño que el único papel que tuvieron sus antepasados del mundo fuero el de ser esclavos de manera pasiva. Nosotros no hemos sido esclavos, hemos sido ser libres esclavizados y es algo que el mundo debe saber y contar nuestra historia también nos ayuda, nos empodera y nos hace seguir construyendo un futuro diferente. 

Para más noticias de negocios siga a Forbes Perú desde Google News

Publicidad
Publicidad