Todos los Derechos reservados © 2004 - 2022, Forbes Peru

Red Forbes

Hábitos de la gente que se lleva bien con el dinero

No hay que ser millonario para tener un a buena relación con el dinero, opina Cecilia Durán Mena, consultora en temas de Alta Dirección.

Publicado

on

Hábitos de la gente que se lleva bien con el dinero
Foto: Freepik

No hay que ser millonario para tener un a buena relación con el dinero. Es un hecho que para construir una buena amistad con el dinero hay que aprender a tratarlo bien y como todo en la vida, para forjar algo bueno hay que cultivar buenos hábitos. El problema es que hay quienes lo ponen en un lugar que no le corresponde. Hay quienes creen que es un dios y otros que lo miran sin respeto. Me parece que ambos extremos son erróneos. Todo tiene un lugar y es imprescindible dárselo para que tenga su justa medida.

Lo que pasa es que alrededor del dinero hay una serie de tabús que confunden el buen trato que le debemos dar. De todo hay en la viña del señor. Por alguna extraña razón, hay gente que piensa que hablar del tema es de mala educación. Hay otros que muestran un pudor mal entendido cuando se trata de abordar las cuestiones de pesos y centavos. Algunos lo ven sin respeto y otros no saben cómo tratarlo. Están los que se engolosinan y quieren acabárselo de un bocado, los que no saben usarlo y prefieren guardarlo en el colchón, los que sienten que les quema las manos y prefieren dar cuenta de él rapidito y los que lo coleccionan como si fueran estampas.

Mira también: La guerra por talento entre Apple y Meta se acelera

Por lo general, es difícil encontrar a personas que vean al dinero con naturalidad. Unos se dejan impresionar y otros creen que se trata de temas similares a los secretos de Estado. Es sorprendente ver el número personas que no tienen idea de cuánto ganan sus cónyuges, de que los hijos ignoran el sueldo de sus padres, de que la gente no se entera de lo que paga por los servicios que tienen su casa en marcha o que ni saben cuál es el precio de las cosas elementales. Y eso es un pésimo hábito.

Por supuesto, los buenos hábitos nos ayudan a llevarnos bien con el dinero. Me parece que, como todo en la vida, el comienzo está con el respeto. Si queremos llevarnos bien con el dinero, hay que respetarlo. Aquí, algunos hábitos de gente que tiene una buena relación:

  1. Para empezar, debiéramos quitarnos los tapujos para hablar de dinero. No se trata de estar observando ni metiendo la nariz donde no nos llaman. Se trata de estar enterados de montos y cantidades, lo que no es una curiosidad morbosa. Es saber las capacidades de pago, entender los tiempos y movimientos del dinero. Es tener dimensiones. Para tener una buena relación con el dinero hay que conocerlo.
  2. Lo primero viene encadenando el segundo hábito de la gente que se lleva bien con el dinero: es que saben vivir bien dentro de los límites de sus ingresos. Es decir, son personas que gastan menos de lo que reciben y saben vivir bien con lo que tienen. Son personas eficientes al momento de consumir y no se exceden. Son prudentes con sus salidas de dinero y son conscientes de en dónde ponen su dinero. Conocen sus límites y respetan sus fronteras. No se dan lujos que no podrán pagar ni disfrutan de algo que más adelante le generará angustia e incapacidad de pago.
  3. Un hábito que revela que una persona se lleva bien con su dinero es que saben controlar sus apetitos de consumo. Saben sus preferencias, conocen cómo manejar sus créditos y prefieren pagar sus deudas antes de engancharse con un nuevo préstamo. ¿Quién no ha sentido el impulso de comprar algo que se sale de nuestro presupuesto? El chiste es no caer en esas tentaciones impulsivas que nos pueden llevar al buró de crédito.
  4. Los verdaderos amigos del dinero son personas que saben detectar que ciertas compras y hábitos de consumo no tienen ningún sentido. Controlan sus propulsiones, porque si somos sinceros, hay ocasiones en las que compramos en forma irracional. Pensemos cuántas prendas se han quedado en el closet sin estrenar y luciendo etiquetas, cuántos aparatos para hacer ejercicio están olvidados en un rincón y cuántas membresías a clubes se han desperdiciado porque jamás fuimos. Alguna vez leí que el escritor Jordi Soler compraba una camiseta de algodón blanca cada que salía de viaje. Era una adquisición irracional ya que en casa tenía cajones llenos de esas prendas que jamás usaba.
  5. Un error que no cometen las personas que se llevan bien con el dinero es que no viven una vida que no pueden pagar. Es decir, hay mucha gente que vive de apariencias: compran coches que no pueden mantener, mandan a sus hijos a escuelas que no pueden pagar, se endeudan y quedan a deber. Estas personas viven tronándose los dedos y en vez de detenerse, siguen sus impulsos y aspiraciones que no pueden sostener.
  6. Llevarse bien con el dinero significa tener en control el corto plazo y en la mira el porvenir. Es pensar en el futuro, los amigos del dinero son personas que disfrutan al gastar racionalmente y que ahorran para seguir disfrutando en el largo plazo.
  7. Una estrategia financiera que es un hábito de la gente que se lleva bien con el dinero es que no compran a crédito lo que pueden pagar de inmediato o que definitivamente no pueden pagar. Las tarjetas de crédito son un gran espejismo que puede poner en peligro las finanzas y la estabilidad de cualquiera. Si no tengo modos para pagar algo en el presente, es posible que, si lo pateo al futuro, sólo esté postergando el problema. El crédito se usa cuando estoy segura de que tendré el ingreso que me asegurará el pago más adelante.
  8. La gente que se lleva bien con el dinero sabe hablar del tema pero no ostenta. Son personas que entienden la riqueza y saben divertirse y darse comodidades con el de fruto de su trabajo, pero no presumen. Por lo general, las personas que exhiben su forma de gastar también muestran su mala relación con el dinero.

Para tener una buena relación con el dinero no se necesita ser millonario. Hay que construir una amistad de conocimiento y respeto, como en cualquier tipo de asociación humana. De lo que estoy segura es que quienes no tienen una buena relación con el dinero no son millonarios o están en vías de dejar de serlo. Por otro lado, entender cómo funcionan los centavos nos ayuda a forjar un amigo que se disfruta en las buenas y ayuda en las malas.

Sobre la autora:

Este artículo fue escrito por Cecilia Durán Mena, consultora, conferencista, capacitadora y catedrática en temas de Alta Dirección. Fue publicado originalmente en Forbes México.

Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de Forbes Perú.

Publicidad

Siga todas las columnas de opinión de la sección Red Forbes en Forbes Perú

Publicidad