Todos los Derechos reservados © 2004 - 2022, Forbes Peru

Red Forbes

¿Por qué debemos ‘regalarle’ tiempo a nuestras madres y cómo las empresas pueden ayudar?

En el marco del Día de la Madre, no podemos olvidarnos de una de las cosas que más necesitan las mamás: el tiempo. Dejemos de enaltecer a la mamá que hace todo y démosle la bienvenida a la mamá que también descansa.

Publicado

on

¿Por qué debemos ‘regalarle’ tiempo a nuestras madres y cómo las empresas pueden ayudar?
Foto: Pexels

Esto no es broma. Las mamás tenemos menos tiempo. La última encuesta de uso de tiempo que se hizo en Perú demostró que, en promedio, las mujeres trabajamos 9 horas con 22 minutos semanalmente más que los hombres entre trabajo remunerado y el trabajo doméstico.

Ese mismo estudio demostró que, en el caso de las mujeres, el incremento del número de hijos e hijas impacta en que las horas dedicadas a tareas domésticas aumenten, aproximadamente, en 13 horas que cuando no se tienen hijos. Irónicamente, para los hombres no sucede lo mismo. Es decir, tener más hijos requiere más tiempo para las mujeres que para los hombres en su quehacer diario.

Mira también: Estos cuatro emprendimientos peruanos promueven la equidad de género

Si bien esto responde a una serie de estereotipos que venimos heredando, no puedo dejar de pensar en el impacto que tienen los mensajes que recibimos las mujeres. Lamentablemente, estos mensajes son alimentados por esos estereotipos.

El problema de los mensajes

En los últimos meses he conversado con muchas madres que sentían que cuando se tomaban tiempo para ellas, estaban haciendo algo mal.  Hoy me pregunto: ¿Cómo no nos vamos a sentir así? La publicidad que vemos, especialmente en esta fecha, nos dice que las mamás podemos con todo. Esos mensajes no construyen.

Acá hay una trampa. Por algún tiempo, hemos asociado la maternidad casi exclusivamente con fortaleza, entrega y estoicismo. Hemos caído en la lógica de enaltecer a la mamá que hace todo con buena intención, pero, en ese proceso, hemos fortalecido estereotipos. Es hora de que mamá no siempre sea la última línea de defensa que las salva todas y que más bien tenga un break de hacer de arquera o, mejor aún, encuentre a toda la familia parada en la línea de gol con ella. Que para cada “mamá encuentra todo” haya un, “hoy haré que mamá no tenga que buscar”.

Publicidad
Foto: Pexels

Es momento de dejar de halagar a las “super mamás”, a ellas “que pueden con todo”, a las “heroínas” y a las mamás que todo lo saben. Saquémosle un poco de esa carga. Mamá también se cansa. Mamá tiene que trabajar, traer ingresos o ir a tomarse un trago con sus amigas y tomarse un tiempo para ella, si le da la gana. Mi mensaje es que esta dinámica no construye. Solo configura arquetipos que luego nos hacen sentir culpables. Dejemos de enaltecer a la mamá que hace todo y démosle la bienvenida a la mamá que también descansa, que se equivoca, que no siempre quiere ser super, ni mamá, y que, a veces quiere un espacio solo para poder ser ella misma, sin culpas.

¿Cómo pueden las empresas aportar en ese camino?

  1. Promueve una verdadera flexibilidad. Las empresas están cambiando a esquemas de trabajos realmente flexibles, donde las personas pueden organizarse en función a resultados sin tener que estar sentadas en un escritorio todo el día.
  2. Promueve acciones específicas de acompañamiento desde el embarazo hasta la etapa posterior a la licencia. Esto es algo útil para madres y padres. Desde licencias y horas para asistir a las citas del embarazo, hasta regresos escalonados —con jornadas reducidas de trabajo — por un periodo determinado. No olvides de considerar siempre a los hombres en estas prácticas.
  3. Incluye a los hombres. Vivimos en una sociedad estereotipada que le ha dicho por años a los hombres que el cuidado no le corresponde. Hay empresas que están trabajando a través de campañas y talleres de nuevas masculinidades en romper con esas figuras. Valida que los hombres también usen las prácticas que implementes y diseña mensaje para ellos.
  4. Escucha a las madres y padres. No podemos tomar decisiones por las personas sin escucharlas. ¿Cuáles son los retos específicos que enfrentan las mujeres madres en tu organización?¿Qué puedes hacer por ellas? Pregúntaselo.
  5. Crea grupos de apoyo de madres a madres. Algo así como un mentoring de mamás experimentadas con mamás nuevas. Esta etapa es bastante difícil y la reinserción luego de las licencias también lo es. Formar tribus y redes es clave en este camino.
  6. Revisa los mensajes que das en tus campañas, tanto internos como en tu publicidad. Busquemos reforzar diversas formas de ser mamá. Así como debemos hablar de todas las mujeres, en su diversidad, también debemos hablar de esas diversas formas de ejercer la maternidad.

Sobre la autora:

Andrea de la Piedra Garcia es CEO y cofundadora de Aequales.

Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de Forbes Perú.

Siga todas columnas de opinión en la sección Red Forbes en Forbes Perú

Publicidad