Todos los Derechos reservados © 2004 - 2022, Forbes Peru

Red Forbes

Nuestra revista | ¿Por qué Perú experimenta un entorno económico más retador?

Según el economista Hugo Perea, la actividad económica se está estancando. Para el experto, es necesario que el Gobierno de señales que permitan mejorar el clima de negocios local.

Publicado

on

Foto: Andina.

En los primeros cinco meses del año, la economía peruana creció 3,5%, con respecto a similar periodo de 2021. Este resultado hay que tomarlo con cierta reserva. En realidad, en buena parte refleja un “efecto rebote” vinculado a la normalización de los aforos en actividades cuya recuperación venía muy rezagada y que recientemente se ha acelerado. También ha ayudado la fortaleza del consumo privado, en un contexto de disponibilidad de liquidez por parte de las familias y de aumento de los créditos de consumo.

De otro lado, el análisis secuencial del PBI muestra una figura menos auspiciosa: la actividad económica se está estancando. El PBI desestacionalizado (variable que permite hacer esta comparación secuencial intermensual) ha mostrado cifras mensuales negativas en los primeros meses del año.

Te puede interesar: Nuestra revista | ¿Cuál es la nueva receta de Subway en Latinoamérica?

Hacia adelante, el escenario será mucho más retador. Por el lado externo, las condiciones ya no serán tan favorables debido a: (i) los incrementos más agresivos de las tasas de interés que están induciendo los bancos centrales de las principales economías del mundo para contener el aumento de la inflación que se está tocando máximos no vistos en décadas, (ii) la desaceleración de China por los confinamientos estrictos asociados a su política de cero COVID-19, y (iii) el conflicto en Ucrania que está presionando al alza los precios internacionales de combustibles y alimentos. Como resultado, diversos analistas y entidades están revisando a la baja sus proyecciones de crecimiento para 2022 y 2023.

Por el lado doméstico, el entorno de conflictividad social está afectando algunas actividades clave, como la minería, y el elevado ruido político ha deteriorado la confianza empresarial, por lo que se anticipa una contracción de la inversión privada. Además, el incremento de la inflación ha erosionado la capacidad de gasto de los consumidores.    

Además: La inflación en Perú se desaceleró en agosto y acumula un avance de 6,13% en el año

Publicidad

El Gobierno peruano puede y debe tomar acciones para atenuar los impactos negativos de este escenario complejo que se prevé para los próximos meses. En primer lugar, dar señales claras para mejorar el clima de los negocios y restaurar la confianza, lo que tendría un impacto rápido y positivo sobre la inversión privada. Una segunda línea de acción es mejorar la calidad y capacidad de gasto del sector público (la inversión pública ha tenido un mal desempeño en lo que va del presente año), lo que requiere nombrar a gestores calificados y con experiencia en la administración gubernamental. Finalmente, buscar consensos para implementar reformas que permitan acelerar el crecimiento de mediano plazo. Frente a los retos que se vienen, la inacción será muy costosa en términos de bienestar social.

Te puede interesar: Salkantay Ventures cierra su primer fondo de VC por US$26 millones para invertir en startups de Perú y Latinoamérica

Sobre el autor:

Hugo Perea es economista jefe de BBVA Perú.

Las opiniones expresadas son solo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de Forbes Perú.

Descargue aquí nuestra revista de forma gratuita

Publicidad
Publicidad