Todos los Derechos reservados © 2004 - 2022, Forbes Peru

Actualidad

Análisis | Crisis política y social en Perú: ¿Es solo la inflación lo que la ha desatado?

Diversas protestas se han registrado en las últimas semanas en el Perú reclamando por el alza de los combustibles y los alimentos, un fenómeno que golpea a toda Latinoamérica. ¿Qué hace especial la situación del Perú y por qué ha escalado la conflictividad tras una serie de decisiones del Gobierno de Pedro Castillo?

Publicado

on

Inflación, protestas y desgobierno: ¿Por qué estalló una nueva crisis política y social en el Perú?
Foto: Twitter / Flickr. Fotocomposición propia.

El 28 de marzo, transportistas iniciaron una huelga con bloqueos en las principales carreteras del país protestando por el alza de los precios de los combustibles. Poco después se sumaron los agricultores y ganaderos exigiendo una solución ante el incremento del precio de los fertilizantes y de otros productos de consumo diario. 

Mira también: Castillo promete ley para evitar “acaparamiento” y “especulación” de precio

Esta sería la primera de una seguidilla de protestas a nivel nacional que llevaron al presidente Pedro Castillo a decretar el martes 5 de abril pasado un toque de queda en Lima y el Callao, que fue suspendido por la tarde del mismo día ante las críticas y una protesta que terminó en un ataque a una sede del Poder Judicial. 

También llevó a que las marchas se intensificaran sumando a la fecha 8 fallecidos en distintas ciudades, mientras que desde el Congreso y la Defensoría del Pueblo han exhortado al presidente Castillo a renunciar ante la imposibilidad de que prospere un proceso de destitución (las bancadas de izquierda aliadas al Gobierno no permiten llegar a los votos necesarios).

Congreso rechazó moción de vacancia contra Pedro Castillo
Pedro Castillo. Foto: Andina

Desde el Gobierno, el presidente del Consejo de Ministros, Aníbal Torres, ha indicado que el descontento social y las protestas responden a la inestabilidad política y al incremento de precios como consecuencia de la guerra entre Rusia y Ucrania. 

Sin embargo, especialistas comentaron a Forbes que la inflación sería apenas un elemento —y no el principal— que explica la situación de crisis social y política en el Perú. Una nueva crisis en un país que ya ha tenido cinco presidentes y tres congresos desde el 2016, cuatro gabinetes ministeriales en ocho meses de gobierno de Castillo, y que en febrero de este año reportaba 203 conflictos sociales que, en su mayoría, competen al gobierno nacional, según la Defensoría del Pueblo.

Vea también: Embajadas de Alemania e Israel rechazan elogio de Aníbal Torres a Hitler

Publicidad

¿Qué papel juega la inflación en la crisis social?

En marzo, el Índice de Precios al Consumidor (IPC) de Lima Metropolitana creció en 1,48%, logrando la variación mensual más alta en 26 años. Y con ello, la inflación registra un avance de 6,82% en los últimos doce meses, bastante por encima del rango meta del Banco Central de Reserva (entre 1% y 3%).

Esta situación de incremento de precios, sin embargo, no es ajena a otros países. Hace unos días, Chile y México reportaron en marzo un incremento de precios en los últimos doce meses récord de 9,4% y 7,45%, cada uno, desde el 2008 y 2001, respectivamente. Asimismo, Moody’s informaba que el aumento de los precios del crudo de petróleo y la nueva ola de choques de abastecimiento a raíz del conflicto Rusia – Ucrania vienen restringiendo el acceso a commodities agrícolas e industriales, lo cual intensificará la inflación en toda América Latina. 

Entonces, ¿qué hace que la inflación en niveles históricos genere un malestar especial en el Perú? Daniel Velandia, Economista Jefe de Credicorp Capital, comenta que solo en Brasil se han visto hace unos meses riesgos de conflictividad por la inflación, a lo cual el Gobierno planteó medidas para disminuir el precio de la gasolina, una situación que en países como Chile, Colombia o México se ha solucionado con subsidios. 

Mira también: Gobierno declara estado de emergencia en red vial nacional ante paro camionero

La situación golpea con más fuerza al Perú, pues el 75% del petróleo que se consume en el país es importado, de acuerdo a la Sociedad Peruana de Hidrocarburos (SPH). En Perú, tras las marchas, se dispuso una reducción al Impuesto Selectivo al Consumo (ISC) de los combustibles. 

“Creo que esta conflictividad está en buena parte explicada por el tema inflacionario, porque la gente está viendo que apenas está empezando a normalizarse todo [ante la pandemia], con esa reapertura de todos los sectores. Pero ahora la inflación es un tema conjugado con una alta informalidad laboral que afecta a mucha gente. Esa informalidad de casi el 75% [de la población], con una inflación tan alta, efectivamente genera estas cosas”, comentó Velandia en rueda de prensa el miércoles 6 de abril pasado, un día después del “toque de queda” en Lima y El Callao.

Publicidad
Ministro de Justicia sobre toque de queda: "No creo que las personas se queden sin comer porque es un día"
Ministro de Justicia dijo que “no creo que las personas se queden sin comer porque es un día”, con respecto al toque de queda decretado. Foto: EFE

Para César Fuentes, economista y director de la Maestría en Gestión Pública de ESAN, el incremento de precios ha generado un mayor malestar debido al peso significativo que tienen los alimentos en la canasta de consumo: el 38% del IPC está constituido por alimentos, mientras que en países de la región esto equivale en promedio el 15% del índice. 

Mira también: Presidenta del Congreso ante la crisis: “La única salida es la renuncia [de Pedro Castillo]”

“Eso hace que la presión de las personas en el día a día sea mayor, porque [la presión] está asociada al consumo diario de los alimentos, a diferencia de los servicios que uno los puede diferir o financiar. Eso hace que el tema de la inflación [en Perú] sea más explosivo que en otros países”, explica. 

“Frente a otros países, la inflación es similar, pero acá tenemos un tema político que de alguna manera impacta en las violentas respuestas”, añade. 

Miles de peruanos desafían toque de queda para pedir la renuncia de Castillo
Miles de peruanos desafiaron toque de queda para pedir la renuncia de Castillo. Foto: EFE

Otros factores que pesan

El descontento social general elemento se suma a los factores que disparan la conflictividad en el país, apunta José Salazar, profesor de la escuela de graduados de Esan y experto en gestión de crisis. 

El académico explica que la disconformidad con el gobierno existe a nivel nacional y no solo en Lima, como se vio reflejada en las manifestaciones ocurridas en Lima contra la inmovilización social obligatoria. 

Mira también: Aníbal Torres sobre posible fin del Gobierno de Castillo: “En el Perú todo es posible”

“Lo que está ayudando esto [a la crisis] es la demostración de un cansancio de la gestión misma del gobierno, que se está deslegitimado cada vez que pasa [SIC] por malas acciones”, dice. Recuerda también que el 76% de la población rechaza la labor del presidente Pedro Castillo, según una encuesta de la consultora Datum difundida en medios locales la semana pasada. 

Publicidad

El mismo relevamiento mostró que la semana pasada la desaprobación del mandatario era de 79% en el norte del país, 77% en el oriente y el 59% en el sur. En Lima y Callao, la desaprobación llegaba al 85%, según Datum. 

Manifestantes mantienen las protestas contra Castillo en Lima y Trujillo
Manifestantes en protestas contra Castillo en Lima y Trujillo el 9 de abril. Foto: Andina

“La población se siente bastante frustrada por no encontrar un norte. Las encuestas lo están demostrando así”, afirma. 

Errores de comunicación y gestión

Esta percepción de disconformidad se agravó con las “declaraciones desafortunadas” de Castillo y miembros de su gabinete durante el conflicto, dice Salazar. 

“Al iniciarse las movilizaciones al interior del país por parte de transportistas y agricultores, el presidente Castillo —un ex sindicalista que ha recurrido muchas veces al derecho a la protesta—, señaló que los dirigentes ‘estaban siendo pagados’ y no tenían una agenda legítima. El ministro de Defensa, luego de la represión policial, señaló ‘que solo había cuatro muertos’, minimizando la gravedad de la situación. Todo esto enardeció a la población”, comenta Roger Merino, investigador del Centro de Investigación de la Universidad del Pacífico.

“Se está anunciando algunos paros y bloqueos en las carreteras, malintencionados y pagados algunos dirigentes y algunos cabecillas, que es necesario decirles que pondremos orden en las próximas horas porque, primero, nosotros venimos de esa cantera de la lucha, que muchas veces hemos tomado espacios para que nos escuchen”Pedro Castillo, presidente del Perú
31 de marzo del 2022

“Hay cuatro muertos, uno que murió porque no pudo ser auxiliado, se iba al hospital; un niño que cae al puente, y dos en accidentes de tránsito, los atropellan los mismos vehículos que estaban en la huelga, no ha habido nada más, son cuatro”José Luis Gavidia, ministro de Defensa del Perú
4 de abril de 2022

“El ciudadano que no acata simplemente tiene que entender que en el país hay normas, que hay un estado de derecho, y están con una disposición dada por mandato constitucional, y seguro se tendrán que someter al arbitrio del orden público. No queda otra salida. No creo que se queden sin comer porque es un día. Y se han quedado sin comer hoy día, por el contrario han sido vulnerados y sus derechos. Y muchos han sido asaltados y robados por estos delincuentes”Félix Chero, ministro de Justicia y Derechos Humanos.
5 de abril del 2022

Para Merino, la inexperiencia e incapacidad de atender el conflicto por parte de Castillo, el sectarismo del Gobierno y la falta de una agenda orgánica han empeorado asimismo la situación. “Hoy no existe la capacidad institucional para enfrentar la crisis económica ni gestionar el conflicto social”, asegura.  

Además de elevar el sueldo mínimo a S/1.025 a inicios del mes, el Gobierno ha tratado de apaciguar las manifestaciones aprobando medidas que diversos gremios han venido reclamando en los últimos meses. La semana pasada el Gobierno formalizó que los autos colectivos en regiones puedan operar en rutas nacionales e interregionales, y ha presentado un proyecto de ley para condonar las multas de tránsito que se impusieron durante la pandemia. 

Mira también: Protesta pacífica contra el gobierno de Castillo derivó en ataque a sede del Poder Judicial

Publicidad

Además, el ministro de Transportes ha manifestado que en los siguientes días se publicará una norma que reestructurará la Superintendencia de Transporte Terrestre de Personas, Carga y Mercancías (Sutran), una demanda de los taxis colectivos informales, con el fin de que sea “más preventivo que sancionador”. Este lunes, el paro de transportistas se suspendió temporalmente.

Y si bien, algunos problemas como la informalidad o la dependencia de combustible importado han sido heredados, para Mauricio Cuadra, director de la Maestría en Gestión Pública de la EPG de la UPC, los problemas estructurales de años atrás “no vienen al caso”. Al contrario, añade, en la situación actual se aprecia una falta de liderazgo en múltiples frentes, que han llevado a que a la fecha “no existan responsables políticos” por la muerte de los fallecidos en medio de las protestas.

“Acabamos de pasar por una situación de marchas y protestas. Hemos tenido 8 víctimas mortales por diferentes causas alrededor de problemas de conflictividad social, y hoy no tenemos ninguna responsabilidad política. No hay siquiera un intento de una renuncia concreta o aceptada a nivel político que se atribuya esa responsabilidad”, critica. 

*Este artículo fue escrito con la colaboración de Manuela Zurita.

Para más noticias de negocios siga a Forbes Perú desde Google News

Publicidad
Publicidad